Luis Alejandro Blandón Ordóñez -  Estudiante de la carrera de Ingeniería Industrial

El endeudamiento se puede entender como el proceso de obtener un beneficio a corto plazo, pero este, con el tiempo o en un momento determinado, se remunera, ya sea por dinero, especias o acciones. En primera instancia, es muy importante abordar este tema ya que el deseo de las personas por obtener un producto de manera inmediata, junto con el desconocimiento sobre el endeudamiento, permite que las personas adquieran y acumulen deudas. Esto a su vez crea una situación que el consumidor no sabe cómo solucionar.

Como segundo punto, las personas adquieren bienes, servicios o productos por necesidad. Sin embargo, aunque estos realmente sean imprescindibles, pueden comprometer el estado económico si no se sabe interpretar adecuadamente su utilidad, necesidad o su costo-beneficio.

En muchas situaciones las personas, al adquirir estos bienes, no lo hacen por necesidad sino por impulso. Lo hacen por ver ventajas en algunos productos o servicios, aunque estos realmente no las tengan, o no sean de vital importancia para el consumidor. Al final, estos pueden llegar a ser una carga negativa en la economía. Asimismo, se pueden observan productos como tarjetas de crédito, que permiten compras con un lapso de tiempo en el que se agrega un interés, y prestamos monetarios con intereses, a los que las personas suelen optar por creer que son las mejores opciones.

Se cree que muchas veces las deudas son generadas por necesidades de alta importancia. Sin embargo, Damián (2015) señala que “los patrones de consumo se terminan rigiendo por las necesidades de venta y por la construcción de las nuevas necesidades subjetivas encarnadas en la figura del consumidor. Así es como la producción se articula no solo en función de las necesidades básicas sino también de necesidades suplementarias que muchas veces se vinculan al prestigio social que los consumidores creen encontrar en ellas.” (p. 137).

Lo explicado anteriormente demuestra la necesidad del ser humano de ser percibido y autopercibirse como un ser de alto prestigio. Esto da cabida a que las empresas realicen estudios que permitan conocer datos de un grupo en específico y crear un producto o un tipo de publicidad que obtenga la atención de este público para, a su vez, crear un deseo inconsciente que dichos individuos puedan interpretar como una necesidad. Esto hace que las personas compren productos que realmente no necesitan.

En tercer lugar, la falta de atención y el no seguimiento de las reglas impuestas por una firma en un contrato de préstamo o tarjeta de crédito crean una situación en la que, debido a la falta de cumplimiento, se ve afectado principalmente el consumidor. Por ende, la entidad que generó dicho contrato se va favorecido en términos legales. Esto, en muchos casos, crea un castigo para el deudor que se convierte en más deudas monetarias o pago con el producto comprado por el consumidor.

Por otro lado, una de las grandes problemáticas actuales en muchos países del mundo es que la estructura económica del consumidor se ve afectada en un gran margen. Esto ha sido provocado muchas veces por las grandes deudas, otras veces, por la acumulación de estas, y ha producido que a niveles nacionales e internacionales exista una gran preocupación. El consumidor, al ser afectado en este ámbito, deja de consumir y esto, a su vez, provoca un estancamiento 3n la venta de los productos que las empresas o entidades ofrecen. Por consiguiente, se crea un ciclo de bajas ventas y productividad para las empresas y, al ocurrir esto, la economía de dicho país suele estancarse o incluso ir en decrecimiento.

Además, la manera en que se producen deudas va acorde con diferentes características. De acuerdo con la Superintendencias de Bancos e Instituciones Financieras Chile (2017), “se observan diferencias significativas en el endeudamiento según zona geográfica, tramos etarios, nivel de ingreso y género de la población evaluada” (p. 5). De esta forma, "La población vulnerable incluye a los deudores morosos y a aquellos que exhiben elevadas cargas financieras. Los segmentos que exhiben índices de morosidad superiores a la mediana (3,9 veces) son los de menores ingresos, los adultos mayores (65 años o más) y los jóvenes (menores de 35 años)." (p. 5)

De la cita anterior se puede deducir que las deudas que cada individuo desarrolla tienden a variar según sus costumbres, edad, sexo, necesidades, entre otras variables. Sin embargo, las personas que llegan a obtener mayor cantidad de deudas son aquellas de bajo recurso económico.

La forma en que se puede mitigar el problema del endeudamiento es la de dar una educación basada en el ámbito económico. De esa forma, se permitiría que, aunque las personas tiendan a pedir préstamos o tarjetas de crédito, sepan las consecuencias de estas y cómo solucionarlas de la mejor manera. Además, las escuelas y colegios pueden implementar una materia o curso sobre educación financiera que produciría un efecto positivo en la población más joven.

El endeudamiento es algo que pasa en todos los países del mundo y afecta a la mayoría de la población, pero es responsabilidad de nosotros educarnos de la mejor manera posible, aprovechar cada conocimiento obtenido y ponerlo en práctica. Sin lugar a duda, esto produciría un cambio que, a largo plazo, generaría únicamente beneficios y reduciría el estrés.

 

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.

Referencias bibliográficas:
  • Damián, V. (2015). La producción de consumidores y el estancamiento económico. Una contribución para el análisis de la construcción cultural de la demanda. Revista de ciencias sociales, segunda época, 28, 131-144. Recuperado de http://www.unq.edu.ar/advf/documentos/59383b551418c.pdf
  • Superintendencias de Bancos e Instituciones Financieras de Chile. (2017). Informe de endeudamiento 2017. Recuperado de https://www.sbif.cl/sbifweb3/internet/archivos/publicacion_11891.pdf
  • Pastor, O. (2018). ¿Cuál es el endeudamiento óptimo de una empresa? Recuperado de https://www.rankia.mx/blog/como-comenzar-invertir-bolsa/3973750-cual-endeudamiento-optimo-empresa