Marcela Aguilera y Andrey Murillo- Estudiantes del Civic House de ULACIT

“A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota” expresó María Teresa de Calcuta refiriéndose al voluntariado y a esa virtud de querer ayudar. Como ella, hay personas que hacen caso al llamado de ayuda de otras poblaciones que necesitan apoyo para mejorar su vida o situación de alguna manera. Este llamado fue el que sintieron los voluntarios que se trasladaron a Japón después del terremoto y tsunami que destruyó la isla. El tsunami llegó el 11 de marzo del 2011 y causó estragos nunca vistos. Fue el causante de más de 20.000 muertos y dejó sin hogar a 590.000 personas, suficientes razones para que voluntarios alrededor del mundo se unieran por una causa: dar auxilio a Japón y a su población. La unión y estrategia de estos grupos voluntarios hicieron posible la creación de una red de apoyo eficiente. Estas acciones voluntarias son pieza importante de la recuperación de Japón y sus habitantes.

La magnitud del terremoto principal fue de 9.1 en la región de Tōhoku. Posterior al fuerte terremoto, el Servicio Meteorológico Nacional emitió la alerta de maremoto para los países del Pacífico. Llegó el tsunami a las costas de Japón unas horas después con olas mayores a 10 metros que inundaron las costas hasta 38 metros sobre el nivel del mar. Como si fuera poco, tiempo después de los desastres naturales, explota uno de los reactores de la planta nuclear Fukushima. Como resultado, hubo cientos de miles de damnificados y áreas completamente destruidas en la isla de Japón. Muchos se preguntaban si era posible su recuperación, pero la reacción humana es ayudarse los unos a los otros. Este tipo de catástrofes da iniciativa para que conjuntos de personas de las comunidades se unan en los esfuerzos de rescate (Florida, 2017). Esto a causa de la naturaleza humana, y su motivación por sobrevivir y salir adelante todos juntos.
Nada detuvo a los grupos de rescatistas y voluntarios para brindar ayuda inmediata a la población. Algunos de ellos incluso recibieron capacitación y entrenamiento por parte de Ministros Voluntarios de Scientology (Scientology, s.f.). La estrategia de los voluntarios fue organizada y metodológica, y buscaron iniciativas innovadoras para abarcar la mayoría de las áreas y personas afectadas. Por la magnitud de la situación, el tiempo es uno de los recursos más importantes para el apoyo y capacitaciones antes mencionadas de los voluntarios; cada minuto es una persona más en sufrimiento o en alguna necesidad.

De esta manera, se unieron voluntarios de todos los países con un solo objetivo en común coordinado directamente con las autoridades del país. Según James (2012), a partir de la entrevista realizada a uno de los voluntarios, Seiko Ise, la cantidad de voluntarios del grupo Cáritas era de aproximadamente 2500 personas, quienes se encargaron de la limpieza de escombros, distribución de comida a los diferentes centros de cuido, y ayuda en la construcción de algunas viviendas. Entre los métodos y estrategias de trabajo organizado se encontraban los refugios con personal especializado para atender cualquier necesidad. También utilizaron un medio de transporte sencillo, sin gasto de combustible y accesible a cualquier zona indiferentemente del estado de las carreteras: las bicicletas, que se convirtieron en un pilar fundamental para el transporte de los alimentos.

El sobrevivir es parte fundamental de la naturaleza de los humanos. Gracias a esa necesidad de supervivencia, el ser humano tiene la inteligencia para trabajar en grupo por un bien común, y sobrevivir los peores desastres, todos juntos. Este pueblo, después de enfrentar una situación tan grave como el terremoto, el tsunami y la explosión de un reactor nuclear, podría haber desmotivado a cualquier equipo, pero la disciplina y la necesidad de supervivencia no permitieron que se quebrantara, en ningún momento, el espíritu de los japoneses ni el de los voluntarios que llegaron a auxiliarlos.

 

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.

Referencias bibliográficas:
  • Florida, R. (19 septiembre 2017). Los verdaderos primeros rescatistas en las catástrofes: los voluntarios. Univisión. Recuperado de https://www.univision.com/noticias/citylab-medio-ambiente/los-verdaderos-primeros-rescatistas-en-catastrofes-los-voluntarios
  • Fujita, A. (4 de mayo de 2011) Japan Earthquake-Tsunami Spark Volunteer Boom but System Overwhelmed. ABC News. Recuperado de https://abcnews.go.com/International/japan-earthquake-tsunamispark-volunteer-boom-holiday-week/story?id=13523923
  • James (2012). Zona del tsunami: un día en la vida de un voluntario de caritas Japón. Recuperado de https://www.caritas.org/2012/03/zona-del-tsunami-un-dia-en-la-vida-de-un-voluntario-de-caritas-japon/?lang=es
  • Scientology. (s.f). Ayuda en catástrofes a nivel mundial. Solidaridad en la calamidad: Terremoto y tsunami de Japón. Recuperado de https://www.scientology.es/how-we-help/volunteer-ministers/disaster-relief/japan.html
  • Stewart, A. (11 de marzo de 2011). Seven years on, how far has Japan come after its earthquake and tsunami? The National. Recuperado de https://www.thenational.ae/world/asia/seven-years-on-how-far-has-japan-come-after-its-earthquakeand-tsunami-1.711944
  • Wicker, E. (31 de agosto de 2011). Volunteer tours to Japan's tsunami zone. BBC News. Recuperado de https://www.bbc.com/news/av/world-asia-pacific-14738649/japanese-takevolunteer-trips-to-clean-up-after-tsunami