En la coyuntura político-fiscal actual cabe la pregunta: ¿nadamos todos en la misma corriente? Aunque el Gobierno del presidente Carlos Alvarado Quesada ha iniciado su periodo en medio del desequilibrio fiscal, su insistencia sobre la importancia de reformar el sistema tributario nacional ha sido casi poética y no parece caer tan mal en algunos sectores de la población.

Pero esta no ha sido una insistencia exclusiva de Alvarado. Sus dos predecesores inmediatos, Luis Guillermo Solís y la expresidenta Laura Chinchilla también tuvieron en agenda un “plan fiscal”.

¿El problema? Costa Rica es un país tan pequeño que un día se es oposición y el otro Gobierno. La discusión de cómo financiamos la nación que somos debe ser de primer orden, sin embargo, al ser politizada hoy estamos al filo del despeñadero.

Por ejemplo, cuando el Gobierno de la exmandataria Chinchilla presentó un proyecto fiscal, el ex presidente del Congreso, hoy ministro de comunicación, Juan Carlos Mendoza, fue de los dos úni...