1.

El retiro de Ottón

— Lo primero que hay que indicar es lo obvio: La Nación se bailó a más de uno. El clickbait muy bien pensado decía “Ottón Solís anuncia su retiro de la vida política” y llevó a más de un incauto a pensar que el hombre estaba dejando todo botado ahora mismo, incluyendo su reciente designación como representante de Costa Rica en el Banco Centroamericano de Integración Económica.

— No. Ottón no se va. Y no es cántico futbolero: es que en serio no se va. Todavía. Lo que sí hizo fue anunciar que tiene pensado retirarse de la política costarricense en 4 años (cuando termine su nombramiento) y que mientras tanto se mantendrá al margen, silencioso y discreto, tal y como lo exige su nuevo cargo. Entonces no se ha ido pero para “nuestros efectos” ya se fue.

— Y sí. Se “siente” raro. No hay otra forma de decirlo. Como cuando a uno lo cortan por correo electrónico. Imaginarse a Ottón como un asesor silencioso del Presidente y un funcionario internacional alejado de la vida pú...