Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Actualmente, en el mundo se ha desarrollado una integración comercial por parte de las naciones gracias a los procesos de globalización que se han dado, lo cual ha permitido que los países lleguen a acuerdos mutuos sobre los cuales se ven beneficiadas ambas partes, eliminando tanto barreras arancelarias como no arancelarias.

Esta integración ha acercado al mundo, mejorando las rutas comerciales y abriendo nuevas, este nuevo paradigma también permite que grupos de personas busquen sacar provecho de estas relaciones internacionales, tratando de adquirir distintas clases de bienes en el extranjero los cuales se pueden adquirir con mayor facilidad y venderlos en el país local, obteniendo una ganancia durante el proceso. El problema inicia en el momento que se busca realizar esta acción de compra-venta por debajo de las leyes vigentes y sin pagar ningún tipo de impuesto, es aquí en donde entra en juego el término de comercio ilícito.

En Costa Rica esta es una práctica altamente extendida que abarca desde la violación de derechos de propiedad intelectual hasta la evasión de controles aduaneros, principalmente se da por canales terrestres y marítimos, nuestro control aduanero es sumamente deficiente hasta el punto de que no tenemos escáneres en ningún punto de control.

La seguridad fronteriza ha presentado problemas en ambas fronteras históricamente por la falta de actuar de las autoridades nacionales y de la poca inversión en seguridad, esto ha fomentado que existan conocidas rutas de evasión por cada frontera, por ejemplo, el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) de Nicaragua menciona que existe una serie de deficiencias aduaneras que generan un aumento en el tiempo de entrega de las mercancías, así como los costos de las mismas.

Los daños por esta actividad pueden inclusive verse en la salud, en nuestro país se venden supuestos medicamentos que no poseen registro sanitario emitido por el Ministerio de Salud, además de productos adulterados que han causado la muerte de seres humanos como es el caso del alcohol con metanol.

Uno de los sectores con mayor problemática es el de los licores y los cigarrillos, en estos la evasión fiscal se estima en millones de dólares anuales, esto se da principalmente por la alta carga impositiva que tienen estos productos, su facilidad para el transporte y el enorme consumo que hay dentro del país.

Ahora bien, con toda la antesala previamente planteada se genera una interrogante de ¿cómo podemos mejorar este escenario?, la respuesta no es sencilla, en primera instancia urge una verdadera política de control fronterizo para reducir de manera drástica esta nociva práctica, se debe de aumentar la inversión en el sistema nacional de aduanas y en las distintas policías que actúan en la frontera, ya que en estos momentos cuentan con personal muy limitado y herramientas obsoletas.

Otra propuesta que puede parecer contradictoria es una reducción de los impuestos para aumentar la recaudación, debido a que varias categorías de productos por su elevada tasa de impuestos provocan que las personas busquen una manera ilegal para evitar el control aduanero, por lo que si este producto tuviera un impuesto más accesible para ser comercializado los individuos dejarán de arriesgarse a realizar esta práctica y buscarán realizarlo por las vías legales.

Las fronteras que posee el país tienen grandes retos por delante en materia de comercio ilícito, pero de igual son grandes las oportunidades que tiene la nación ya que al abordar este tema de la manera adecuada puede verse beneficiada recaudando una mayor cantidad de impuestos, los cuales estaba dejando de percibir por la estructura estatal actual.

Este artículo fue escrito en colaboración con Nicolás Rodríguez Fernández, Bachiller en Dirección de Empresas.