Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

El Ministerio de Educación Pública (MEP) ha dicho poco sobre el regreso a clases de la modalidad diurna pero tiene en completa incertidumbre a todos los jóvenes y adultos que avanzan en sus estudios gracias al Programa de Educación Abierta.

Solo el año pasado 6000 personas obtuvieron su título de Bachillerato estudiando bajo esta modalidad y según datos del 2017, ese año eran 36.820 estudiantes de todo el país dentro de este programa en cualquiera de sus niveles. La población que opta por la educación abierta, es en su mayoría adulta, personas que desean continuar con sus estudios de primaria y secundaria donde cada uno escoge cómo prepararse según sus posibilidades de tiempo y estudio.

En el contexto de la pandemia por COVID-19, se cancelaron las fechas para los exámenes de esta modalidad —que estaban previstos para mayo— y todavía el MEP no se ha pronunciado al respecto de la reprogramación de esas pruebas. Se ha hablado sobre el retorno a la educación presencial de las modalidades regulares, pero se ha dejado por fuera a los muchos jóvenes y adultos que requieren de presentar estos exámenes para avanzar al siguiente nivel o para recibir su título de bachillerato, olvidando que esto puede significar para algunas personas la posibilidad de obtener un trabajo mejor remunerado.

Así como se han buscado soluciones para la educación regular, se deben buscar opciones para los que pertenecen a este programa, porque estas personas requieren de presentar sus pruebas para seguir avanzando en sus estudios. Entre más se atrasen, más lejos están de concluir con la meta propuesta, incluso, la motivación de permanecer en el sistema podría verse mermada y lamentablemente, la baja escolaridad está relacionada con mayores dificultades para encontrar empleo. Realizar las pruebas en recintos con pocos estudiantes por aula y a horarios diferidos, aumentar las fechas de convocatorias para evitar las aglomeraciones o incluso, virtualizar las evaluaciones, pueden ser algunas de las opciones que se podrían tomar en cuenta para los estudiantes de esta modalidad.