Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Soy creyente de que el análisis y las proyecciones nos empoderan. Estos días han sido de tanta incertidumbre, que quisiera creer que realizando algunos análisis y proyectando algunos escenarios, podremos entender mejor este tremendo fenómeno que surgió en las últimas semanas. Hagamos el esfuerzo:

Apuntes sobre la epidemia

No se sabe aún que tan grave será la pandemia. ¿Cuántos infectados tendremos por millón? Esto es clave. Si es como indica el Ministerio de Salud de Costa Rica (que hasta el 80% del total de la población podrían ser infectados en un período corto), el contexto sería catastrófico y si fuera como señalan por el momento algunas fuentes internacionales (aproximadamente 2000 infectados por millón), el escenario sería igualmente catastrófico, pero en menor medida. Esto se dilucidará en las próximas semanas.

Apuntes sobre la Economía

Habrá una recesión mundial. Lo atípico de esta recesión es que es resultado de un fenómeno de salud pública, por lo que las viejas recetas de los bancos centrales de inyectar dinero a la economía y bajar las tasas de interés no servirán de nada, dado que en este momento el problema no es de liquidez, es de imposibilidad de consumo e inversión. La gente no quiere salir de sus casas a consumir, por un tema de salud pública y tampoco el inversionista quiere invertir en este momento, porque que el consumidor no quiere consumir. Esta es una situación inédita en materia económica internacional.

Algunas industrias quedarán arruinadas, a menos que los gobiernos las rescaten, como sucedió con el sector bancario en la crisis inmobiliaria en Estados Unidos del 2006. Las industrias más perjudicadas serán la de la aviación, el turismo, y cualquier otra que implique el traslado de las personas por placer de un país/lugar a otro. Estas industrias tardarán años en recuperarse. El resto de la economía, una vez superada la crisis, podría recuperarse en aproximadamente 6 meses.

No todas las industrias pierden con esta crisis. Otras ganan, como las de tecnología médica, higiene personal, la industria del exprés (Uber Eats por ejemplo), y servicios online en todos sus encadenamientos. Las empresas cableras, y las compañías y consultoras independientes de tecnología de la información (IT) han estado hasta el tope de trabajo en estas semanas. Contrario a la industria de traslado de personas y venta de experiencias presenciales como el turismo; las industrias de higiene y de “quedarse en la casa” saldrán fortalecidas. Además, en este sentido, habrá un cambio de paradigma general a mediano y largo plazo. Muchas personas y empresas entenderán que sí pueden operar y resolver sus problemas de manera “online”, que no era necesario trasladarse, e invertirán más recursos para estas dinámicas.

El sector empresarial deberá de ser muy creativo para poder migrar sus servicios a la economía de “quedarse en casa”: los servicios históricamente presenciales, podrían ofrecer sus servicios a domicilio: manicuristas a domicilio, chefs a domicilio, etc. (con todas las garantías y prevenciones sanitarias correspondientes) y los no esencialmente presenciales, migrar a opción “online”. ¿Experiencias turísticas en 3D sin salir de su casa?

Se ha llegado a plantear que esto es un suma cero de Salud vs. Economía. En ese sentido, un médico de emergencias español y bloguero (Jesús Candel, alias Spiriman) indicaba algo así como “si, la economía sufrirá, pero vais a tener tus pulmones sanos para afrontar la crisis”, dándose golpes en el pecho y con un tinte de desesperación. Utilizando a John Rawls como referencia, si a alguien le dieran a escoger entre sus pulmones sanos y una cuenta bancaria llena en el banco, la lógica indica que escogería unos pulmones sanos. No tendría sentido que escogiera el dinero, dado que igual no podría gastarlo de manera placentera con unos pulmones enfermos. Esto hace pensar que es correcto interponer la salud pública antes que la economía. Y tampoco será “el fin del capitalismo”, como indica la superestrella del comunismo global, Slavoj Zizek, que toma cualquier fenómeno global para catalogarlo como “el fin del capitalismo”.

Apuntes sobre Política Internacional

Varios políticos de países de gran tamaño se han quedado pasmados ante esta crisis, siendo el campeón de ellos Estados Unidos. El tema aquí es que esto no lo puede arreglar con un tweet bravucón, ya que este problema no es de origen político, sino tiene que ver con ciencia, salud pública y conocimiento profundo de la administración pública. Trump ha sido el ejemplo de como un país que tiene todos los recursos económicos, lo ha manejado de la peor manera, pasando por todas las etapas, empezando por la negación. Ahora sí pareciera no tan buena idea haber acabado con el Obamacare. Ignorar este problema como lo ha hecho sí es causal de Impeachment.

A esta lista de presidentes pasmados “en el vecindario”, le sigue Andrés Manuel López Obrador (México), Maduro (Venezuela) y Ortega (Nicaragua), evidenciando un patrón de presidentes populistas. De nuevo, lamentablemente para ellos, no es un problema que se resuelve con verborrea y diciendo que “es un problema del capitalismo”. Podría ser que cuando se exacerben los problemas de salud de la población y haya desesperación en la gente, varios presidentes caigan, y que Trump no sea reelecto.

Un país que será una revelación es Corea del Norte. Con sus vecinos China y Corea del Sur infestados de coronavirus, ellos indican que “no tienen ni un solo caso del virus”. Además, Corea del Norte empezó a lanzar misiles al Mar del Este en medio de esta pandemia. Muy mala estrategia considerando el estrés, la crisis y la falta de paciencia que están teniendo muchos líderes mundiales y muchos países ante esta crisis. La motivación para hacer esto, como siempre, es un misterio.

En el marco multilateral, habrá un fortalecimiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se incrementará el presupuesto a la investigación en materia de virus y pandemias, y el tema de salud pública pasará a ser uno de los principales temas de la política pública mundial. En este momento muchas compañías trabajan a toda velocidad tratando de desarrollar la vacuna contra el COVID-19. Si la vacuna es producida y distribuida con velocidad, sería la mejor apuesta para parar esta pandemia.

Apuntes Sociales

Ya han empezado saqueos y disturbios en algunos lugares de México, en el norte de Italia (Nápoles), y en varias cárceles en Italia y Colombia. Libia e Irán han liberado sus presos de baja peligrosidad. África se prepara para lo peor desde todo punto de vista. Será un gran reto para las autoridades policiales de todo el mundo mantener a raya a los grupos delictivos que se aprovechan de esta crisis para realizar actos vandálicos.

De la misma manera, será un reto para las autoridades de Gobierno mantener un equilibrio entre suspensión de garantías constitucionales por Pandemia y Estado de Emergencia vs. mantener los Derechos Humanos.

Habrá un cambio en los hábitos de higiene de la población en general. Lavarse las manos, mantener la higiene en los hogares, la desinfección y el uso de alcohol en gel y otros desinfectantes serán de uso común.

Apuntes sobre Costa Rica

Después del escándalo de la UPAD, el Gobierno se ha revindicado con el manejo sanitario de esta crisis. Lástima que el PAC siempre tenga tendencias centralistas y antojos a cada vez más impuestos. Lo que ha hecho bien el ministro de Salud, Daniel Salas, y varios sectores del Gobierno con medidas de alivio económico, se ha visto empañado por las propuestas y el manejo de la información del ministro de Hacienda, Rodrigo Chaves. Es pésimo momento de sugerir más impuestos, y menos al salario. Varias instituciones en este momento tienen superávit para combatir la crisis, y en tiempos de crisis, desde un punto de vista económico, no se puede “desvestir un santo para vestir a otro”. La propuesta de impuesto a los salarios fue desatinada, y lo que hace es perder foco a nivel país del problema real, que es el combate contra la pandemia y posteriormente, tratar de revitalizar la economía.

Costa Rica tiene varias ventajas comparativas con Europa y Estados Unidos para hacer frente a esta crisis: baja densidad poblacional, buen sistema de salud pública, buenas costumbres en materia de higiene (incrementadas en estos días), bajo índice de fumado, la media del promedio de edad no es tan alto como en Europa, una ciudadanía alfabetizada, estamos en verano, etc. El problema es que el tico a veces hace lo que le place, y no es consciente de sus actos a nivel social, y cuando se le pide solidaridad social y responsabilidad de sus actos, se enoja, se pone altanero, filma en su celular e invoca a la ligera sus derechos individuales. En esta situación, este no puede ser el caso.

A este ritmo, para finales de abril tendríamos aproximadamente 8.000 infectados, y con una tasa de mortalidad de aproximadamente uno por ciento (1%), que es lo que está dando Costa Rica, tendríamos 80 fallecidos. Esto no es especulación, es una proyección estadística con los datos que tenemos por el momento, y es responsabilidad de todos bajar estos números. Todos tenemos que entender que este problema es de abordaje distinto, y salir de esta crisis requiere no solo de un gran esfuerzo individual sino colectivo.

Estas son unas breves notas que no tienen carácter exhaustivo, sino un breve análisis preliminar. Estamos claros que esto está empezando, y entre más entendamos este fenómeno, mejor podremos bajar nuestra ansiedad, y poder operar y actuar.