Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Soy oriunda de San José, toda mi vida residí y estudie en la GAM, pero desde el 2012 soy cédula 7 por adopción y decisión personal.

Desde setiembre del 2012 trabajo y vivo en Talamanca, Limón. En todo este tiempo he sido testigo de las desigualdades que tiene la zona en comparación a los cantones centrales de nuestro país en varias esferas.

En el caso del Hospital Tony Facio Castro, tal como lo denunció el diputado José María Villalta la semana anterior, actualmente no cuenta con un médico de cuidados intensivos, es decir, si tengo un accidente grave o algún padecimiento, será muchísimo más probable que fallezca o complique gravemente mi salud, por el simple hecho de residir en esta zona del país. ¿Mi vida vale menos si resido en Talamanca a que sí continuará viviendo en la GAM?

Considero que la CCSS es de las instituciones más valiosas de nuestro país, como funcionaria orgullosa y usuaria de sus servicios estoy profundamente agradecida, sin embargo, el trato es sumamente desigual en lo que respecta a los residentes de la GAM en comparación con la población de zonas rurales.

Esto se puede comprobar fácilmente con indicadores de salud, datos mortalidad materno-infantil, complicaciones cardiovasculares, neurológicas, etc. Se tiene un faltante muy grande de personal calificado y especializado, lo cual todos sabemos que ha sido el Talón de Aquiles en nuestra institución, y ha tenido un efecto bola de nieve, que con el tiempo simplemente ha empeorado, al envejecer más la población y requerir más servicios de salud. No es posible que esto continúe agravándose.

La población del cantón tiene una buena oportunidad de fuentes de empleo en la zona turística, con Puerto Viejo, el cual cada vez se desarrolla más. A pesar de que se tiene una sede del INA, existe un faltante de capacitaciones que se adapten a población que tiene horario laboral completo durante el día (una buena parte de la población labora en el sector agrícola, como fincas bananeras y plataneras) por lo cual no es posible acceder a capacitaciones de idioma inglés u hotelería mientras se labora.

Las condiciones laborales en la zona agrícola distan de ser ideales, es altamente probable el uso de químicos no permitidos o la falta de insumos de protección, pues los trabajadores continuamente presentan afecciones de tipo dermatológico y alérgico, por exposición a sustancias irritantes.

Ni que decir de las faltas de que ha tenido el gobierno local, hablándose de uso de dineros para financiar construcciones de centros religiosos, mientras los caminos rurales siguen en pésimo estado, hay dudas en torno a los permisos de construcción en zona marítimo terrestre, se presenta no recolección de basura por periodos de hasta dos semanas, el cierre del centro de acopio de residuos valorizables, entre otros problemas.

Además, se observa una práctica común en los centros educativos públicos de la zona, donde se les sugiere a los estudiantes no asistir a las primeras dos semanas de clases, pues se está en “proceso de acomodo”, pero estos funcionarios, me imagino, sí perciben sus salarios completos, y no requieren “acomodo”.

Talamanca es un cantón hermoso, con una diversidad poblacional, cultural y geográfica sumamente rica, pero cuan en el olvido se encuentra.