Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Recién superada la década 2010-2019 es un buen momento para hacer una pausa y repasar qué tanto avance ha habido en cuanto igualdad de género se refiere. Nos basaremos en los criterios que establece el Foro Económico Mundial para generar su Reporte Anual Global de Brechas de Género.

Participación y Oportunidades Económicas de las Mujeres:

Esta brecha se sostiene en que las mujeres poseen entre el 10% y el 20% de todas las tierras; acceden únicamente al 7% de los créditos para agricultura. 

Además, hay brecha salarial entre hombres y mujeres: mientras él gana 1 dólar; una mujer, llevando a cabo la misma labor, gana solamente 77 centavos de dólar. En Costa Rica, las mujeres ganan en promedio 9 mil dólares anuales menos que los hombres. 

Hubo hitos en esta década que son avances: la NASA llevó a cabo por primera vez en su historia una caminata espacial conducida enteramente por mujeres; 13 mujeres recibieron Premios Nobel en ésta década (5 de ellas en categorías como Economía, Medicina o Física).

En el ámbito local, la entrada en vigencia de la Reforma Procesal Laboral en el año 2017 fue un paso importante en la reducción de la discriminación hacia las mujeres en el entorno laboral. No obstante, seguimos perdiendo posiciones en el ranking de igualdad económica del Foro Económico Mundial, cayendo del puesto 89 en el 2006 al 112 en el 2019.

Oportunidades en Educación para las Mujeres

En el mundo, dos de cada tres personas analfabetas son mujeres; y hay zonas donde sólo el 23% de las mujeres logran terminar la educación primaria. Hay más hombres que mujeres trabajando en industrias como Manufactura y Tecnologías de la Información y más mujeres que hombres trabajando en Educación y Cuidado de la Salud. Persiste la distribución estereotipada de acuerdo al género. 

En Costa Rica, el alcance en educación primaria es igual para hombres y mujeres (96.6%), la cobertura de educación secundaria para mujeres alcanza el 84.5% mientras que para hombres se queda en 81.1%, y para estudios superiores, el alcance en mujeres es del 62.2% mientras que en hombres es de apenas el 49.3%. Sin embargo, en carreras STEM hay menos mujeres: la Universidad de Costa Rica reporta que para el 2017 el 69% de la matrícula en estas carreras es masculina. Aquí no se ha avanzado lo suficiente pues los datos del 2009 arrojan que, en ese año, el 72% quienes se graduaron en estas áreas fueron hombres.

Debemos aumentar la presencia de mujeres en áreas STEM, para ofrecerles opciones inserción laboral y mayores ingresos. Iniciativas como MENTE en Acción  dan pasos encaminados a esa meta. 

Salud de las Mujeres

Datos del Banco Mundial dicen que: 35% de las mujeres han experimentado algún tipo de violencia física o sexual por parte de su pareja; 7% ha experimentado una agresión sexual violenta y 38% de los homicidios de mujeres son cometidos por su pareja; 200 millones han experimentado mutilación de sus genitales. 

En Costa Rica, la cantidad de denuncias por delitos sexuales ha ido al alza durante la década: mientras en el 2010 hubo 5471 denuncias, en el 2018 hubo 10476. Por otro lado, en el 2018 se solicitaron 53940 medidas de protección por violencia doméstica, cuando en el 2010 se solicitaron menos de 10 mil. En lo que respecta a femicidios, entre el 2007 y el 2019 se han presentado 339 casos. 

La violencia hacia las mujeres es real, pero resulta preocupante la desensibilización al respecto: basta con ver la reacción en redes sociales ante hechos de este tipo, para encontrar comentarios que justifican y aprueban el accionar de los victimarios (mayoritariamente hombres) en detrimento de las mujeres víctimas.

Movimientos como el #MeToo, han hecho caer a los ofensores sexuales para llevarlos a la justicia y hacerles pagar por sus actos. Casos como La Manada en España, han puesto el foco de la opinión pública en los Sistemas Judiciales (y su reproducción patriarcal de roles). Las manifestaciones pacíficas y artísticas de miles de mujeres en Latinoamérica, denunciando la violencia sistémica, con ritmo y letra: “El violador eres tú”, ha generado debates en torno al tema. 

En Costa Rica,  la versión criolla del #MeToo, implicó la apertura de juicios contra reconocidas figuras de la política nacional y despidos en Instituciones públicas (como los sonados casos en la Universidad de Costa Rica). 

Empoderamiento político de las Mujeres:

85 países de los 153 analizados no han tenido nunca mujeres jefas de Estado. En lo que respecta a posiciones ministeriales, las mujeres solamente ocupan un 21% de las plazas; 25% de los escaños parlamentarios a nivel mundial están ocupados por mujeres. En Costa Rica, contamos con una participación en la asamblea, de un 45.6% de mujeres y en ministerios contamos con un 51.9% de representación. 

La reciente elección de la Primer Ministra de Finlandia más joven en su historia es un ejemplo de avance. Laura Chinchilla como primera Presidenta de Costa Rica en el 2010, nos permitió entrar en el grupo de países que tuvo una mujer como jefa de estado. Por primera vez en la historia, se nombró a una mujer como Fiscala General de la República y se nombró como Presidenta de la Asamblea Legislativa a la tercer mujer en ocupar dicho puesto. Es apenas la quinta mujer que preside algún poder de la República.

En conclusión

La pasada década tuvo avances en igualdad de oportunidades para las mujeres. Sin embargo, es necesario acelerar el ritmo. El Foro Económico Mundial dice que se requieren 99.5 años para cerrar la brecha de género. 

Crear más políticas públicas e iniciativas privadas que favorezcan la inserción de las mujeres al mercado laboral, a las carreras con mayor demanda y al acceso a recursos económicos. Fortalecer la corresponsabilidad, erradicar la violencia hacia las mujeres y abrir mayores espacios de participación política de las mujeres. Estas son acciones que nos encaminarán a acelerar el cierre de la brecha en décadas futuras.