Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Dada la desaceleración de la economía nacional, la reactivación de la economía es el principal desafío que tiene el país para salir adelante. Por lo tanto, han surgido una serie de iniciativas que buscan el impulso económico para luchar con variables críticas en la coyuntura en la que nos encontramos. Entre las más populares sobresale el proyecto de ley 21.177, “Ley para Determinar las Comisiones de Intercambio y Adquirencia por las Transacciones de Compra con Tarjetas de Crédito y Débito”, el cual busca regular las comisiones que cobran los bancos por el uso de datáfonos a los comercios.

La popularidad del proyecto se debe a una razón, las comisiones son demasiado altas e insostenibles, ya que estas oscilan entre el 4% y 6% del bien o servicio vendido, por lo que esto se traslada al precio final del consumidor. Por lo tanto, los proponentes plantean el proyecto como una medida de reactivación del consumo, con la cual se amplía la capacidad de consumo al bajar las comisiones y, por ende, los precios finales.

Como economista, existe la necesidad de analizar diferentes aspectos del presente proyecto de ley. En primer lugar, se debe estudiar la estructura del sistema financiero en el país. Para el mes de agosto del presente año, los bancos estatales poseían el 44% de los activos productivos en el sistema financiero. Esto nos determina un poder en el mercado importante por parte de la banca estatal. Asimismo, los bancos estatales representan el 33% de los oferentes de datáfonos en el país, por lo que tienen fracción importante en la oferta de este servicio.

Se deben analizar los efectos de estas prácticas, ya que estas no aseguran de manera robusta que los precios vayan a caer, existe la posibilidad de que los oferentes de los diferentes bienes y servicios mantengan precios en búsqueda de mayores ganancias para sus negocios. Por otro lado, estas prácticas podrán generar exclusión a los servicios de prestación de datáfonos, en las que no es negocio para los proveedores de datáfonos.

Ante este análisis hay que preguntarse, ¿La regulación de las comisiones es el mecanismo adecuado para reducir estos precios? No necesariamente, si bien esta política puede llegar a solventar un problema existente en la economía nacional, existe un mecanismo más amigable y eficiente, el mercado.

El alto poder de mercado por parte de la banca estatal es una herramienta fundamental para bajar el porcentaje de las comisiones, si las Juntas Directivas del Banco de Costa Rica y Banco Nacional determinan bajar el precio de las comisiones, la estructura de mercado obligará a los entes privados a reducir el porcentaje de las comisiones hasta llegar lo suficientemente cerca a la determinada por los bancos estatales. De igual manera, intensificar la competencia en el mercado debe ser un objetivo si se quiere una disminución en las tasas de interés y en las diferentes comisiones.

Los defensores del proyecto de ley argumentan que estas prácticas son implementadas por bloques importantes como lo es la Unión Europea, o por países como Estados Unidos, Argentina, México, entre otros. Sin embargo, ignoran la no participación del Estado en el sistema financiero mediante bancos comerciales estatales o en otros casos, la participación reducida por parte del estado en este sistema, por lo tanto, son incomparables los contextos en los que estas políticas se aplicarían.

El objetivo de la política que se busca aplicar al sistema financiero nacional es importante, las comisiones son abusivas, por lo que reducirlas podría llegar a generar una reactivación económica mediante el consumo. No obstante, dada las características del mercado existen otros mecanismos más eficientes, a los que se pueden recurrir sin la necesidad de generar una regulación más en el mercado.

Ante la pregunta del título, la respuesta es fácil. El Gobierno ha tenido poco músculo político en la banca estatal para accionar políticas a favor del crédito, y en este caso, a favor de la disminución de las comisiones, por lo que el proyecto tratará de solventar la necesidad mediante un mecanismo que nos es el óptimo pero que resuelve el problema.