Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Después de un año y cuatro meses, el pasado viernes el Poder Ejecutivo presentó la Estrategia Nacional de Crecimiento, Empleo y Bienestar, con lo que enumeran una serie de medidas para llevar a cabo una reactivación económica que lleve a un crecimiento suficiente para saciar las necesidades que vive el país.

La estrategia toca cuatro puntos en específico: inversión pública, condiciones habilitantes para la inversión privada, estímulos a la contratación de personas y medidas para cuidar el bolsillo de la gente. Por lo que se analiza los detalles de cada uno de estos puntos mencionados en el plan del gobierno.

Inversión Pública

Siendo esta la propuesta más relevante de la Estrategia Nacional de Crecimiento, Empleo y Bienestar. Determina una serie de inversiones en capital en infraestructura vial, aeroportuaria, educativa, hospitalaria y demás. Refiriéndome a esta iniciativa como la principal por el impacto económico que tiene el sector construcción en la producción, representando cerca del 4,5% del PIB para el 2018, a lo que hay que sumarle el impacto que tiene en otras actividades económicas. De igual manera, existen puntos importantes como la aceleración en los procesos administrativos para las inversiones públicas que se realicen.

Condiciones habilitantes para la inversión privada

Se plantea la reducción en los tiempos de trámites para las empresas en el Régimen de Zonas Francas, una importante política para el estímulo del sector exportador principalmente, lastimosamente no es una política generalizada para los demás regímenes de producción y así producir un impacto mayor en la actividad económica del país. Asimismo, un punto relevante es al apoyo que se le hace al sector agropecuario, con el cual se plantea un acceso al crédito y simplificación tributaria en la ejecución de operaciones.

Estímulos a la contratación de personas

Mediante políticas por parte de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) busca una flexibilización en la normativa en materia de formalidad y contratación. En los puntos buenos que toca es el reglamento de las PYMES para tener tarifas reducidas en las cargas sociales, un estímulo importante para el emprendedurismo, igualmente, la introducción de la cotización por horas realmente laborales es una excelente medida por la cual se avanza en la reducción de los costos de la empleabilidad. No todo es perfecto, se determina un acuerdo de pago para los trabajadores independientes, siendo aún un cobro retroactivo a un sector trabajador con menores ingresos.

Medidas para cuidar el bolsillo de la gente

Este es el punto más polémico. Ya que el gobierno planea establecer un límite a las deducciones para los trabajadores públicos endeudados. Siendo esta una medida poco práctica para las entidades financieras en primer lugar, y en segundo lugar, llega a luchar contra de las implicaciones del alto endeudamiento de las personas, no lucha contra de la causa de este endeudamiento, por lo que es un simple tratamiento preferencial para los trabajadores del sector público. Por otro lado, se apoyará el proyecto de ley en contra de las tasas de usura, el cual el Banco Central de Costa Rica ha brindado criterio negativo dada la falta de argumentación técnica.

Las señales que envía el Poder Ejecutivo con este plan de reactivación son varias. En primer lugar da a conocer la hoja de ruta para los próximos meses. En segundo lugar, dan a conocer la poca toma de políticas de reactivación fuertes, exceptuando la inversión en capital el resto de políticas planteadas no llegan a tener un impacto real en la totalidad de la economía nacional.