Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Prácticamente todas las objeciones pronunciadas durante el primer voto del Proyecto de Ley 20810, sobre el “Programa Integral de Seguridad y Conservación del Teatro Nacional” se pueden resumir así:

  • ¡No se debe!
  • ¡No se puede!
  • ¡No es el momento!

Lo cual encubre el razonamiento político siguiente: “Mis oponentes políticos están a favor, entonces yo estoy en contra”.

Yo digo: ¡Sí debemos! ¡Sí podemos! ¡Sí es el momento! ¡La responsabilidad es nuestra! ¿A quién vamos a culpar cuando solamente queden cenizas de nuestro monumento patrio más querido? Solo a nosotros mismos.

Sí se debe fortalecer la función original del Teatro Nacional, como un centro vivo de espectáculos de danza, canto, música, y teatro, que atiende en la misma proporción a miles de públicos de todo el país por medio de programas como Érase una vez.

Sí se puede proteger el edificio patrimonial actualizando los sistemas eléctricos, contra incendios, tecnología teatral y sacando afuera del edificio principal los peligros de las bodegas y la acumulación de oficinas administrativas.

Sí se puede preparar para el futuro de Costa Rica, resguardando el Teatro Nacional y fortaleciendo la cultura hacia todas las regiones.

Sí se puede, tenemos los recursos financieros. Se trata de un préstamo muy blando a 20 años plazo. El mero flujo de caja de turismo y aumento de público nacional ayudaría a pagar el crédito.

Sí hay capacidad de ejecución a nivel de ingeniería y arquitectura. Todo será escrupulosamente revisado con auditorías externas, informes regulares a la Asamblea Legislativa y a la Contraloría General de la República. Será un ejemplo de transparencia y manejo de fondos públicos.
El Teatro desde sus orígenes es el ejemplo de la colaboración pública y privada.

Solo hay que mirar alrededor nuestro para darse cuenta de que en Costa Rica existe el talento para realizar la obra, pues varios costarricenses han llevado a cabo proyectos de ingeniería y arquitectura mucho más complejos: el Proyecto Geotérmico Miravalles, el hotel 4 Seasons, el Centro comercial Multiplaza, el Centro de Convenciones, etc.

La directora actual del Teatro Nacional tiene el apoyo de los mejores expertos nacionales y extranjeros.

Y el último argumento... Creo que todos estamos de acuerdo en que hay proyectos país que son de interés de todos los partidos y tendencias. No arriesguemos nuestro símbolo patrio. No queremos un ground zero, ni necesitamos un desolado parqueo adicional en el centro de San José.

¡Si nuestros antepasados pudieron construirlo, seamos dignos herederos y 125 años más tarde, nosotros como generación hagamos el esfuerzo de protegerlo y conservarlo!