Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

En Mayo de 2018, en Love for Life, ONG alemana, explorábamos la posibilidad de traer un proyecto de energía solar y empoderamiento local a Costa Rica, mismo que desde el año 2015 se implementaba en la Amazonía ecuatoriana y áreas colindantes de Perú y Colombia con cuatro diferentes pueblos indígenas. En ese momento la pregunta era si existía la población meta del proyecto en el país, es decir, comunidades con ninguna posibilidad de tener acceso a electricidad, ubicadas en los rincones más remotos y de difícil acceso.

Comparado con lo que habíamos visto y vivido en la profunda y densa Amazonía nuestra ignorancia nos llevaba a pensar que tal vez no... esto para luego darnos cuenta de que estábamos completamente equivocadas. Se establecieron entonces los contactos indicados y buscamos personas con gran experiencia en el trabajo con comunidades indígenas del país. Con la mejor disposición nos apoyaron y nos brindaron los enlaces ideales para poder iniciar una nueva aventura, esta vez con el pueblo indígena Cabécar ubicado en las montañas de Alto Telire y San José Cabécar, Talamanca.

Rose Álvarez, Coordinadora Internacional de Proyectos, Love For Life

+++++++

Es así como el proyecto es presentado a través de Levi Sucre, líder indígena dentro de la Alianza RIBCA a la Asociación de Desarrollo Integral del Territorio Indígena Talamanca Cabécar (ADITICA). ¡ADITICA tenía la capacidad para hacerlo! Levi expuso que Love for Life tenía el deseo de apoyar y que necesitaba un aliado local para implementar el proyecto y llevarlo a buen puerto.

A pesar de ser el primer proyecto tan grande a nivel de territorio que se proponía, como Junta Directiva vimos que sí teníamos la capacidad así como la población meta que se solicitaba para poder ejecutarlo. Siempre hemos dicho que nuestros hermanos de Telire han estado abandonados desde siempre por el Gobierno y nosotros, como vecinos, conocemos lo duro que ha sido para ellos todo el proceso de sobrevivencia.

Acordamos entonces en Junta darle paso al proyecto que además se presentó con una visión integral y humanitaria que nos llamó la atención pues queremos incursionar en ese tema pues sinceramente el abordaje de estas problemáticas suele ser siempre más político. Eso nos motivó más a apoyar, creo que la ADITICA siempre ha estado atenta a este tipo de oportunidades por lo que no queríamos desaprovecharla. Avanzamos y planteamos como condición que la ADI Telire de ese momento nos ayudara con la contrapartida porque tiene muchas comunidades y es más grande en población y territorio que ADITICA. Sin embargo, esto no llegó a suceder.

En ese momento tuvimos que sentarnos y ver muy bien qué íbamos a hacer porque la verdad nos estábamos sobrepasando con el presupuesto que la asamblea había aceptado para el proyecto y entonces tuvimos que analizar las posibilidades pues ya teníamos todo el proyecto encima, ya habíamos hecho los censos, ya habíamos contratado a las personas que iban a ejecutar el proyecto... estábamos metidos de lleno en el proyecto y para nosotros era una lástima dejarlo a la mitad porque ya había inversión y ya habíamos conversado con las comunidades y con las familias.

Durante el proceso de los censos nos dimos cuenta de la realidad y la extrema pobreza que pasan y la necesidad que tenían con la electricidad. Es algo imposible que llegue la luz a esos lugares... entonces saber que nosotros podemos dar y hacer la diferencia como territorio, como asociados, poder dar ese granito de arena para que esas personas mejoren su calidad de vida, pues creo que fue un motor el cual impulsó a la junta directiva a continuar con el proyecto, movidos muy especialmente por la parte humanitaria, lo cual nos impulsó a seguir adelante.

Metimos el proyecto dentro del plan anual para exponerlo a la asamblea general y gracias a todos ellos que tocaron su corazón y vieron que sí era algo importantísimo y también que iba a ayudar a comunidades cabécar. La Asociación en sí ayuda mucho a su población, a sus 10 comunidades, pero siempre 3 comunidades, por lejanía, pasan muy rezagadas, las ayudas son muy específicas y como son tan lejanas esas ayudas casi no pueden llegar... En ese sentido el proyecto de paneles solares iba a marcar la diferencia pues íbamos a poder por lo menos cubrir esa parte de la luz para ellos.

La asamblea general aprobó la moción, fue un paso clave: si nos hubieran dicho que no pues no hubiéramos podido continuar con el proyecto. Para construir voluntades en un mega proyecto como es fundamental el diálogo y la comunicación y ADITICA siempre se ha caracterizado por esa mano amiga que brinda a sus pobladores, y no solamente a sus pobladores, sino también a sus hermanos bribri y a sus hermanos cabécar que se encuentran en los otros territorios. Siempre, siempre, ya sea lo mínimo que sea, la ADITICA está para ayudar, entonces creo que gracias a los líderes que tenemos eso no se ha perdido, gracias a ellos se ha construido con el pasar de los años y uno de los resultados o de los grandes ejemplos es el programa/proyecto solar porque ayuda a otras comunidades que no son parte del territorio pero que aun así la asamblea general (toda ADITICA) decidió decir que sí: sí, ayudemos porque nosotros tenemos la capacidad, nosotros tenemos el liderazgo, nosotros tenemos las instalaciones, tenemos casi todo como para no aprovechar esas oportunidades y dejarlas pasar... Fue así como se logró aplacar emociones egoístas o falta de voluntad, porque como uno no está allá y uno sí tiene luz aquí entonces “no mejor no” y lo dejamos pasar... pero no, eso no pasó en este caso.

En las asociaciones los asociados siempre son la máxima autoridad, conforman la Asamblea General, toman decisiones, poner a caminar y aprueban el plan operativo anual. Cada año se hace una Asamblea General y se exponen los proyectos y el plan que la junta quiere realizar para el próximo año.

Son casi 900 asociados y ADITICA se ha ganado ese respeto con los asociados, que casi todos los proyectos, todos los programas se terminan, nunca hemos quedado mal, a veces hay fallos y equivocaciones pero la mayor parte siempre se termina. ADITICA se ha ganado ese respeto porque hace las cosas correctamente y utiliza los fondos correctamente y ayuda, que es lo que las personas más ven, las ayudas que se dan y se brindan y toda la logística y coordinación, la administración de la ADITICA del territorio... los resultados hablan. Por esa razón se aprobó la propuesta, porque los asociados confían y ven que el proyecto es una oportunidad, algo que abre caminos para aquellas personas que no tienen las mismas ventajas que otros, como es obtener luz en sus casas para lo niños que van a la escuela, para los adultos mayores, para los mismo padres que hacen artesanías, que sirva para todo y que tengamos presente que no todas las personas gozan de eso. Todo esto motivó que la Asamblea de forma solidaria dijera SÍ a las buenas cosas, incluso cuando los beneficiados directos son personas que no forman parte de ADITICA. 

Grindy Reyes - Coordinadora General del Proyecto de Energía Solar 2018 - ADITICA

++++++

La experiencia en un programa de bien social como este, es algo que cuesta transmitir en palabras. Es indescriptible, para muchos inimaginable. Desde la logística, los planeamientos... cada parte del programa, desde el inicio hasta el final, es una experiencia diferente, una sensación extraordinaria. Aprendes como persona, te sensibilizas, te hace pensar en la necesidad y en las dificultades que nuestros hermanos pasan día a día para buscar sus alimentos y solventar sus necesidades.

Es impresionante caminar lo que ellos transitan habitualmente por necesidad, son horas de camino por la montañas de nuestro país, cargadas de pendientes pronunciadas, caminos llenos de barro, animales peligrosos y lluvias de horas en el momento menos esperado. Cuando termina la lluvia sale el sol y empieza el calor insoportable de la montaña espesa, donde el agua que cayó hace un instante empieza a evaporarse sofocándote. A veces es al contrario, empiezas caminando con sol y el calor y vas sudando... y de repente se pone oscuro y empieza a llover fuertísimo. Al instante te das cuenta de que eso te va a enfermar. Sentís el peso de lo que cargas multiplicarse, el cansancio es mucho mayor... subidas, bajadas, loma tras loma, cada paso que das es una hazaña que se hace. Un mal paso y puedes tener una torcedura o quebradura, o caer a un guindo muerto. Cuando vas cruzando el río te puede arrastrar una corriente de agua, vas cruzando y no sabes si en ese momento puede estar bajando una cabeza de agua y arrastrarte. Cruzar un río en estas montañas es una suerte que echas y si ganas sales con vida si pierdes no sales. Muchos no han salido así que cada día te arriesgas, solamente te encomiendas a Dios y cruzas nada más. Cuando estás al otro lado te sentís aliviado y al final después del cansancio, el barro y todo los obstáculos que hay que pasar... llegas finalmente al destino, a la comunidad.

Eso sin contar con los retrasos que hay durante los procesos legales como permisos de vuelo, peticiones al Gobierno por apoyo con el transporte aéreo y procesos de aduana entre otras cosas. Todo esto tiene un tiempo de espera lento, lo cual nos perjudica por el tiempo ya que después debemos de correr un poco para terminar todo en el tiempo establecido. A veces lo único que uno necesita es perseverar y continuar hasta donde se pueda, porque yo lucho por el bienestar de mi pueblo, de mis hermanos, lucho para demostrarle al mundo que somos ese pueblo pobre y abandonado de cierta manera por el Gobierno, pero que tenemos la capacidad de sobresalir de continuar con nuestras costumbres, con nuestra cultura de la mano de la innovación, trabajando en conjunto entre nosotros mismos directamente con los que traen proyectos innovadores a nuestro territorio, pero todo eso es difíicil porque ese cambio debe empezar desde adentro, desde nosotros mismos y es algo que no puedo hacer yo solo. Agradezco a Love for Life porque ha traído un proyecto que tiene esa visión; de alguna manera este proyecto ha ido trabajando en eso, en temas que van desde el empoderamiento de la mujer indígena así como el empoderamiento de las comunidades indigenas, eso nos ha abierto las puertas a tener mas participación en actividades de equidad de género, sobre el cambio climático, preservación de nuestro hábitat, entre otros.

Me siento contento de pertenecer a este proyecto y de haber sido parte para el avance de nuestro pueblo, puedo morir contento sabiendo que fui parte de nuestra historia indígena y si durante el tiempo que me queda puedo seguir aportando lo seguiré haciendo porque como indígena para poder luchar por mis derechos primero debo cumplir con mis deberes.

Jeffry Onil - Coordinador General Actual del Programa de Energía Solar KAWÖ'OROI  -  ADITICA

+++++++

En el año 2018, Love For Life, en conjunto con la Asociación de Desarrollo Integral del Territorio Indígena Talamanca Cabécar (ADITICA) y con el importante apoyo del ICE para el transporte en helicóptero de los materiales y equipo del proyecto, instaló un total de 85 sistemas de paneles solares (80 en hogares indígenas, cuatro en escuelas y uno en un centro comunitario) en los territorios de Alto Telire y San José Cabécar en Talamanca, impactando la vida de más de 100 familias que ahora cuentan con acceso a electricidad simplemente al encender un interruptor, de igual manera pueden cargar teléfonos celulares y usar sus radios.

En las escuelas y centros comunitarios se instalaron sistemas de paneles solares comunitarios, los cuales cuentan con una mayor potencia para que miembros de la comunidad y visitantes puedan conectar aparatos eléctricos, tales como computadoras e impresoras, radios para la comunicación externa, parlantes y equipos de sonido.

Para el presente año, Love For Life y ADITICA se encuentran expandiendo sus esfuerzos para llegar a más comunidades indígenas, como es el caso de las comunidades Cabécar que habitan los territorios de Talamanca Cabécar, Nairí Awarí y Tayní localizados en la región Atlántica del país, donde se instalarán un total de 178 sistemas de paneles solares, beneficiando a más de 1000 personas.

Rose Álvarez - Coordinadora Internacional de Proyectos - LFL