Por María Fiorella Ramírez Lizano – Estudiante de la Escuela de Estudios Generales

¿Cree que las nuevas tecnologías están siendo integradas en la educación estudiantil? ¿El sistema educativo consigue preparar adecuadamente a los jóvenes para el mundo laboral? Es impresionante el avance que tiene la tecnología y cómo alcanza un nivel que, en la edad contemporánea, se consideraba algo inverosímil. Al día de hoy, es un fenómeno imparable en la industria, que impacta de manera positiva en la disciplina humanística de la juventud. Como es en el caso de la población estudiantil, la cual tiene la ventaja de ir creciendo junto a las nuevas tecnologías. No obstante, el sistema educativo es obsoleto y poco eficiente en las enseñanzas necesarias para enfrentar la actualidad del mercado laboral, desatendiendo los verdaderos objetivos de recibir una educación formal.

Ciertamente, en la comunidad escolar, se puede identificar un cierto cambio paradigmático con relación a la forma de educar y en la de tomar esa educación; todo esto es posible gracias al internet de las cosas, que presenta de manera más reflexiva los temas tratados en las escuelas. Los estudiantes por otros medios tienen la manera de tener la información más accesible y de forma conceptual, lo que desarrolla un interés por parte de estos. Dichos aspectos se reflejan en la implementación de nuevos programas que permiten un mejor desarrollo del análisis y de la intuición estimulando la motivación, la satisfacción y la toma de decisiones para que puedan manejar estos conceptos tanto en su educación como en sus vidas cotidianas.

Sin embargo, los colegios no desarrollan estas disciplinas como se espera, así como tampoco se le saca provecho a las tecnologías digitales que favorecen el aprendizaje con el fin de garantizar un mejor rendimiento educativo y profesional, para que los estudiantes se vean mejor preparados en el ámbito laboral. Las empresas actualmente enfocan su interés en un balance entre habilidades duras y habilidades blandas; y los centros educativos se siguen centrando en desarrollar habilidades duras, operando el mismo sistema educativo de hace 200 años.

Así que, para que hoy día los jóvenes cumplan con las demandas empresariales, sería recomendable implementar una serie de cambios importantes en el sistema educativo, incluyendo reformas en el plan de estudio y enseñanza aplicado a educación primaria, secundaria y universitaria. Entre estas medidas se puede aplicar un reforzamiento considerable en la enseñanza del inglés y la introducción a un segundo idioma, introducir herramientas tecnológicas, intensificar programas en el que los alumnos manejen la visión práctica de la materia teórica, incitar a los alumnos a trabajos en equipo para promover la comunicación, el liderazgo y la accesibilidad de trabajar de esta forma, entre otros modelos significativos para una enseñanza avanzada. Se da un espacio vacío en el tipo de enseñanza donde los estudiantes carecen de estos conocimientos que se requieren para que sean parte del flujo de crecimientos, donde sus capacidades llegan a ser reconocidas y valoradas a futuro, dando un enfoque a la empleabilidad y a la perspectiva de la industria, todo esto para que los jóvenes logren adaptarlas en diferentes ámbitos de la vida cotidiana.

Con base en esto se puede deducir que el marco de la enseñanza costarricense requiere unas mejoras que se adapten a las exigencias actuales, ya que se evidencia en el presente lo poco preparados que estamos para el futuro con respecto a la evolución progresiva y rápida que tiene la enseñanza. Por ejemplo, al día de hoy se siguen utilizando modelos de educación o programas de educación de varias décadas atrás para algunas materias y no se adaptan a los requerimientos actuales en la sociedad moderna. Dando estos enunciados como punto negativo, también se puede notar que también estamos en un punto de posible progresión si se ajustan a tiempo los planes de estudio tanto para estudiantes como docentes mostrando así una gran diferencia y mejora con respecto a los modelos actuales.

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.