Como fisioterapeuta, me he sorprendido como el dolor crónico es cada vez una constante mayor en el día a día. Sin distinción de edad, son muchos los sueños y anhelos que se ven interrumpidos por la presencia del dolor. Discursos catastróficos, frustraciones, el sentimiento de estar en un callejón sin salida, de un fenómeno que aun no se termina de entender. Hablar del dolor crónico es pensar en ese chico de 23 años que no puede vivir sin consumo de fármacos para el dolor. Es pensar en esas personas que tienen pavor de hacer ejercicio, por miedo a que vuelva a aparecer una crisis fea de dolor. Acá voy a exponer el porque el dolor crónico es un tema que debemos de empezar a hablar, porque silenciosamente puede estar en ese amigo, familiar, o pareja.

El dolor crónico es una epidemia que afecta al 20% de la población mundial adulta.

Esto representa el primer motivo de consulta médica, y de décadas para acá esas cifras vienen incrementándose donde llegan a haber predicciones donde se estima que para el 2050, la discapacidad por dolor estará por encima del 50%.

En Estados Unidos el gasto anual en el tratamiento del dolor se da entre 560-635 mil millones de dólares. Esta cifra es mayor al gasto anual en conjunto del tratamiento del cáncer, diabetes, y cardiopatías.

El uso de opioides es una de las principales líneas de tratamiento farmacológicas, y el National Institute un Drug Abuse de Estados Unidos muestra estas siguientes cifras:

  • 90 personas al día mueren en Estados Unidos por sobredosis de opioides.
  • Más del 70% de las muertes relacionadas por sobredosis son por el uso de opioides. (Por encima de muertes por sobredosis de heroína y cocaína)
  • Entre el 21% y el 29% de pacientes con dolor crónico utilizan los opioides de manera inadecuada.

Mediante un estudio longitudinal en un periodo de 10 años Deyo y colaboradores mencionan como en esa década en relación con el dolor lumbar crónico:

  • Un aumento del 629% del gasto en inyecciones de esteroides para el dolor.
  • Un aumento en el 423% del gasto para opiodes.
  • Un aumento del 307% en el número de resonancias magnéticas.
  • Un aumento del 220% de las tasas de cirugía de fusión espinal.

En las cifras anuales públicas de la Caja Costarricense del Seguro Social entre el año 2017 y el 2019 por motivo de otras dorsopatías (asociadas a la espalda), se incapacitaron más de 275.000 personas, siendo en esos años el segundo y el tercer lugar con mayor cantidad de incapacidades a nivel nacional.

Las personas con dolor crónico tienen al menos el doble de probabilidades de reportar comportamientos suicidas o de cometer suicidio, y se estima que un 20% de personas con dolor crónico presentan ideas suicidas.

El dolor crónico puede llegar a deteriorar las relaciones sociales de la persona por una falta de entendimiento del dolor, puede afectar la identidad de la persona arrancándole sus actividades significativas, su ocio e incrementando la incapacidad. Algo como sociedad está fallando cuando día a día el gasto en la atención es mayor, y a pesar de eso la incidencia sigue subiendo.

Es importante entender que el dolor es multifactorial, no es únicamente lo que pasa en el cuerpo de la persona, es lo que afecta a nivel integral. Las incapacidades físicas relacionadas, las relaciones sociales deterioradas, la afectación mental y emocional, entre muchos otros factores.

Es entender como país, como profesionales en el área de la salud, como estrategias de intervención dentro del sistema público, que el gasto en la atención del dolor puede seguir incrementándose, sin embargo, si no se logra entender el problema de fondo: el dolor va a persistir.

Es dar paso a nuevos conceptos de dolor, a neurociencia del dolor, a ejercicio terapéutico, a estrategias integrales y multidisciplinarias, como lo menciona la más actualizada evidencia científica que nos podría ayudar a generar ese cambio.

Además de intentar disminuir las distintas cifras mencionadas anteriormente, brindarle ayuda a esa persona que presenta dolor, esa persona que tiene esos sueños en pausa esperando tener una tregua con el dolor.

Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.