Un juez de lo Contencioso Administrativo de Estados Unidos ha ordenado este martes a Amazon reincorporar en su plantilla a un trabajador despedido después de participar en una protesta para exigir mejoras en la seguridad y en los protocolos de prevención del coronavirus.

El magistrado Benjamin Green ha señalado que Gerald Bryson fue despidió "ilegalmente" de su puesto de trabajo en el almacén que la empresa tiene en Staten Island, en la ciudad de Nueva York, escenario también en el que surgió a principios de mes el primer sindicato de la historia de Amazon en Estados Unidos.

El pleito data de junio de 2020, cuando Bryson presentó una queja por prácticas laborales injustas ante la Junta Nacional de Asuntos Laborales, alegando que Amazon tomó represalias contra él por participar en unas protestas de marzo de ese año por las condiciones de seguridad en plena primer ola de la pandemia.

Aquellas movilizaciones fueron dirigidas por Chris Smalls, fundador del Sindicato de Trabajadores de Amazon (ALU, por sus siglas en inglés), a quien la empresa también despidió, siendo Bryson quien tomase el relevo dirigiendo las siguientes reivindicaciones de los trabajadores.

La versión oficial es que Bryson violó la políticas de lenguaje vulgar de la empresa durante una discusión que tuvo con otra trabajadora. La portavoz de Amazon, Kelly Nantel, ha adelantado que apelaran el fallo. "El señor Bryson fue despedido por intimidar, maldecir y difamar a una compañera con un megáfono frente al lugar de trabajo. No toleramos ese tipo de conducta", ha señalado.

Sin embargo, las pruebas presentadas ante el tribunal muestran cómo esta compañera de Bryson inició el acalorado intercambio de expresiones malsonantes --con referencias que podrían interpretarse como "raciales", según el juez--, siendo incluso ella quien intentara iniciar un altercado físico en el que él no participó. Si bien él fue despedido, ella solo recibió una advertencia.

De acuerdo con el juez Green, Amazon no solo se apresuró a emitir un juicio, sino que llevó a cabo una "investigación sesgada" con el fin de culpar a Bryson en represalia por su actividad sindical "protegida" en vez de "evaluar de manera justa" lo que sucedió, informa la CBS.