El Servicio de Emergencias de Ucrania ha asegurado que más de 2.000 civiles han perdido la vida desde que comenzó la ofensiva militar rusa, el pasado jueves, en un nuevo balance que contrasta con las declaraciones de las autoridades de Rusia sobre la protección de la población.

Las autoridades ucranianas han informado también de la muerte de una decena de trabajadores de los servicios de emergencia, según un comunicado publicado en Facebook.

Por parte de la ONU, el recuento lo ha asumido el Alto Comisionado para los Derechos Humanos, que hasta el martes tenía confirmados al meno 136 civiles fallecidos, 13 de ellos niños, y más de 400 heridos. No obstante, también reconoció que el balance de víctimas es "mucho mayor" del que puede verificar.

Adicionalmente, al menos 875.000 personas han escapado de Ucrania en los últimos días para huir del conflicto desatado tras la invasión rusa, según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que advierte de la que podría convertirse "en la mayor crisis de refugiados de este siglo en Europa".

Bajas rusas

El Ministerio de Defensa de Rusia ha reconocido este miércoles la muerte de 498 militares del país en el marco de la ofensiva militar lanzada en Ucrania, que cumple una semana en la madrugada de este jueves.

Así lo ha trasladado el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov, que ha cifrado en 2.870 los "militares y nacionalistas" ucranianos muertos y en unas 3.700 las personas heridas en el marco del conflicto.

Se trata de la primera vez que la cartera de Defensa rusa proporciona una cifra concreta de muertos en la ofensiva, si bien hace días reconoció la existencia de bajas.

Según Konashenkov, el Ejército ruso ha destruido 1.533 infraestructuras militares en Ucrania, incluidos 54 puestos de mando y centros de comunicación de las Fuerzas Armadas de Ucrania, 39 sistemas de misiles antiaéreos S-300, Buk M-1 y Osa y 52 estaciones de radar, ha recogido la agencia de noticias rusa Interfax.

Además, según los datos proporcionados, los efectivos rusos han destruido 47 aviones en tierra, 13 aviones en el aire, 484 tanques y otros vehículos blindados de combate, 63 lanzacohetes múltiples, 217 cañones de artillería de campaña y morteros y 47 vehículos aéreos no tripulados, entre otras.