Por Melina Hernández González - Estudiante de la carrera de Publicidad

¿Existe una sociedad donde todas las personas se respeten y cuiden entre sí? La realidad es que en diferentes sociedades del mundo se ha agudizado una tendencia denominada “crisis de los paradigmas sociales y humanistas”, que pone en peligro el desarrollo de los dotes intelectuales y morales de los seres humanos (Cano, 2014). Hay una presencia de violencia social, exclusión, racismo y desequilibrio de principios y valores, en todas las sociedades, donde lo único que importa es el crecimiento económico (Molina et al., 2013). La carencia de valores como el respeto y la solidaridad tiene un impacto negativo en el funcionamiento de la sociedad.

La vida de una persona se respeta dependiendo de cuál sea su orientación sexual, etnia o género. En América Latina una persona homosexual es asesinada cada dos días. En Brasil tan solo en el 2007 se registraron 122 homicidios de esta naturaleza, de los cuales la mitad eran transexuales (Mercado, 2009). La policía de Minneapolis fue responsable del asesinato de George Floyd, un hombre afroamericano denunciado por usar un billete falso. El homicidio remite a la violencia estructural y abuso de poder blanco contra los negros (Burian, 2021). Además, se estima que cerca del 70% de los homicidios de mujeres en el mundo es cometido en el contexto de las relaciones de pareja, familiares o por violencia sexual (Sagot, 2017). Por esta razón, la minoría o quienes se consideran diferentes dentro de la sociedad, se ven afectados hasta el punto de llegar a perder la vida.

Por otra parte, las personas se han convertido en seres individualistas y poco solidarios. Un ejemplo es la percepción de ayuda que tienen muchos países con relación a las personas migrantes. En particular, debido a la crisis del COVID-19, los discursos anti migratorios han encontrado eco en algunos sectores de la sociedad, al promover el resentimiento económico y la frustración social, y se percibe a los migrantes como una carga (Vega, 2021). La percepción que surge de los inmigrantes, al interior de las sociedades de recepción, cuestiona la capacidad del Estado de Bienestar de integrarlos y garantizarles seguridad social (Salinas, 2007). Así también, históricamente las migraciones no han ido acompañadas de canales de participación e integración. En la década de 1970 la percepción sobre los inmigrantes en los Estados Unidos era negativa, eran vistos como “indeseables” que no merecían tener participación en la sociedad receptora (Ferrer et al., 2014). Por ende, las personas crecen con la idea egoísta de que, si a los entes superiores no les interesa ayudar e incluir a los demás, entonces así es como debe ser.

A menudo se argumenta que los humanos son seres libres, capaces de actuar como quieran. Ciertamente la libertad se experimenta por el surgimiento u origen de una acción a partir de un deseo o de un motivo propio que se puede llevar a cabo o no, sin la oposición de fuerzas adversas que impidan realizarla (Villanueva, 2011). Sin embargo, si cada persona se sale con la suya y no renuncia al derecho de actuar según su solo arbitrio, el bienestar social y la vida en paz será imposible de alcanzar (Jaquet, 2018). Como resultado, a pesar de que somos seres libres con la oportunidad de llevar nuestra vida como deseemos, una vida sin valores lleva a tomar acciones inmorales que nos perjudican personal y colectivamente.

En síntesis, las sociedades del siglo XXI viven encerradas en una burbuja individualista, sin un sentido de importancia hacia los demás. No toman en consideración las consecuencias negativas que conlleva un estilo de vida sin valores. Las diferencias de opinión e irrespeto provocan violencia, muertes, y egoísmo, que se ligan con la discriminación, xenofobia y crean oídos sordos a los problemas sociales. El respeto y la solidaridad se deben enseñar desde el hogar, y fomentar en las relaciones personales y en la vida cotidiana. La ejecución de estos valores devolverá la esperanza perdida en la humanidad.

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.

Referencias bibliográficas:
• Burian, F. B. (2021). Iconografía del cadáver en la esfera pública. Presencia y ausencia del cuerpo muerto en tiempos de pandemia. https://www.researchgate.net/profile/Gloria-Salvado-Corretger/publication/350996069
• Cano, A. y Del Carmen, M. (2014). Una aproximación a los valores éticos consensuados por la sociedad cubana. Educación Médica Superior, 28(1), 35-49. http://scielo.sld.cu/scielo.php?pid=S0864-21412014000100006&script=sci_arttext&tlng=en
• Ferrer, R., Palacio, J., Hoyos, O. y Madariaga, C. (2014). Proceso de aculturación y adaptación del inmigrante: características individuales y redes sociales. Psicología desde el Caribe, 31(3), 557-576. https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=21332837009
• Jaquet, C. (2018). La paradoja de una libertad de pensar sin una libertad de actuar en el Estado. Araucaria. Revista Iberoamericana de Filosofía, Política y Humanidades, 20(39), 213-225. https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=28264625010
• Mercado, J. (2009). Intolerancia a la diversidad sexual y crímenes por homofobia: Un análisis sociológico. Sociológica (México), 24(69), 123-156. http://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S0187-01732009000100007&script=sci_arttext
• Molina, G. M., i Gregòri, S. P. y Martín, D. G. (2013). Perspectivas sobre educación en valores en tiempos de crisis. Barataria. Revista Castellano-Manchega de Ciencias Sociales, (15), 151-160. https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=322128446009
• Sagot, M. (2017). ¿Un mundo sin femicidios? Las propuestas del feminismo para erradicar la violencia contra las mujeres. CLACSO. http://repositorio.ciem.ucr.ac.cr/handle/123456789/223
• Salinas, A. M. L. (2007). Migraciones internacionales, seguridad y xenofobia: los límites del modelo francés de integración. OASIS, (12), 209-227. https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=53101211
• Vega, D. (2021). La pandemia del COVID-19 en el discurso antimigratorio y xenófobo en Europa y Estados Unidos. Estudios fronterizos, 22. http://orcid.org/0000-0002-5550-7744
• Villanueva, E. (2011). Derecho y libertad. Cuestiones constitucionales, (25), 293-313. http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1405-91932011000200009