Por Joselyn Rojas Hernández – Estudiante de la carrera de Ingeniería Química

¿Por qué son importantes los sistemas constructivos antisísmicos y su estabilidad para la mitigación de daños ante un movimiento sísmico? Un sistema constructivo antisísmico es todo aquel que comprende todas las edificaciones e infraestructuras construidas para soportar movimientos sísmicos sin desplomarse. De acuerdo con Parra (2015), para que dicha estructura sea estable es necesario que sea diseñada de manera que tenga la fuerza adecuada, alta ductilidad, y permanezca como una unidad integral, incluso cuando esta esté sometida a un movimiento sísmico con grandes magnitudes La importancia de dicho sistema constructivo antisísmico para mitigar daños radica en realizar una mínima inversión en su construcción con el fin de evitar inversiones mayores en una reconstrucción.

Además, con la construcción de dichas estructuras se podría evitar muertes y grandes pérdidas económicas, lo que generaría un menor impacto ante los efectos de un movimiento sísmico. Por otra parte, con estas estructuras se pueden reducir los riesgos de un eventual sismo.

Ahora bien, para lograr la mitigación de daños que pueda causar un sismo, ¿es necesario conocer la vulnerabilidad que se tiene para la construcción de la estructura antisísmica? La respuesta es sí. El concepto de vulnerabilidad es necesario para conocer el riesgo por movimiento sísmico, además, es indispensable para la mitigación de desastres por sismos. Dentro del concepto de vulnerabilidad se tienen diversos factores para estudiar tales como tipo de suelo, relieve que se presenta, pendiente terreno, la profundidad que tiene y, en general, diferentes características que podrían llegar a influir notablemente ante un movimiento sísmico y el tipo construcción que se realice. Es necesario realizar el estudio de la vulnerabilidad para con ello conocer el comportamiento sísmico de la estructura, además de definir los mecanismos y acciones requeridas para lograr la reducción de los efectos provocados por un movimiento sísmico.

Como se mencionó anteriormente los sistemas constructivos antisísmicos son de gran importancia para mitigar los efectos que pueda causar un movimiento sísmico. Pero ¿cómo se construyen estos sistemas y cómo se logra su estabilidad? Para que una estructura cumpla con las características necesarias para ser un sistema antisísmico, la construcción y su estructura tienen que ser livianos; además debe ser simple, simétrico y regular tanto en planta como en altura lo anterior, ya que las irregularidades y asimetrías hacen que los edificios sean mucho más inseguros ante un evento sísmico.

Por otra parte, la estructura debe ser rígida y tener una alta tenacidad para disminuir los daños ante un posible movimiento sísmico; así mismo, la estructura debe tener la mayor cantidad de líneas de defensa. Los materiales más utilizados para dichas construcciones son el hormigón, el acero y la madera. Las estructuras antisísmicas deben tener una estructura de hormigón armado con columnas en las esquinas y, además de lo anterior, en los bordes de los vanos, conectadas con el encadenado superior, así como con el cimiento, para lograr la estabilidad y reducción de daños ante un eventual sismo de grandes magnitudes.

Los beneficios de los sistemas constructivos para la mitigación daños son muchos, uno de los principales, y por el cual dichas estructuras tienen gran importancia, es que tienen la función de mantener seguros a las personas en cualquier momento de la vida cotidiana, dentro o fuera de una estructura, evitando muertes o daños a la integridad física de las personas a causa de un movimiento sísmico de altas magnitudes, así como grandes pérdidas materiales y económicas. La utilización de estructuras antisísmicas permite asegurar el buen comportamiento de las estructuras durante un terremoto y con ello se logra la mitigación del desastre.

 

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.

Referencias bibliográficas:
• Parra, S. (2015). Ingeniería civil, ensayo final. Slideshare. https://es.slideshare.net/santiagopp/ensayo-construcciones-antisismicas