Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Es normal ver grandes filas en supermercados y escuchar que las fronteras comerciales con nuestros vecinos países se mantienen con cierres intermitentes lo que producen que sea común no contar con productos disponibles en las tiendas como lo era antes de febrero 2020.

Hoy en día las cadenas de abasto se ven afectadas por diversos factores lo que ha hecho que no sea fácil de predecir si vamos a contar con las mercaderías en el momento que se requiere, la virtualización ha sido un gran aliado de las empresas para poder darle continuidad a algunos trabajos sin embargo muchas industrias requieren los insumos para poder producir.

Esta afectación se ve reflejada en estadísticas suministradas por Cepal donde señala que para mayo 2020 las exportaciones de América Latina y el Caribe sufrieron una contracción del 23% y las importaciones de un 25% siendo incluso mayor esta caída a la provocada por la crisis financiera del 2008. El comercio a nivel mundial cae en un 17%.

Es por estos motivos que se deben valorar con mayor cuidado algunos aspectos para darle continuidad a nuestros negocios:

  • La capacidad de abasto de los proveedores: toma una mayor relevancia es por este motivo que se debe monitorear la exactitud de entrega de productos, es claro que el cierre de diversas empresas y la falta de materias primas harán que no se cuente con diversas materias primas que son fundamentales para la producción o venta de servicios ejemplo de estos es que el sector agrario ha visto una baja en sus ventas efecto de la baja demanda de la actividad turística y por la imposibilidad del envió de productos fuera de nuestro país.
  • El cierre constante de negocios efecto de las medidas adoptadas por las autoridades de salud son un reto ya que es importante tener la capacidad de anticipar las posibles necesidades sin que esto implique que como empresa se tengan grandes inventarios.
  • También a través del desarrollo de la pandemia cada día más personas son incapacitadas debido a la COVID-19 de acuerdo con la Caja Costarricense de Seguro Social se han emitido 11.984 incapacidades que representan un total de 93.315 días de incapacidad lo que hace que la matriz productiva pierda parte de su mano de obra en forma temporal además a esto hay que sumarle las medidas de confinamiento que también logran afectar a muchos trabajadores.
  • Las exigencias de las autoridades para no aceptar que transportistas de otros países se mantenga mucho tiempo en el país, así como las restricciones vehiculares hacen que se tenga que planificar con un mayor detalle los envíos y la recolección de mercadería.
  • Se debe mejorar los procesos administrativos y financieros donde se debe mantener presupuestos que sean flexibles y que sean monitoreados con mayor frecuencia.

Ante esta situación es importante resaltar algunos puntos que cada empresa juntos con sus equipos de compras y finanzas deben trabajar para lograr navegar en esta pandemia y lograr seguir operando.

En el área de compra se deben tener presente aspectos tales como:

  • Un monitoreo más cercado con el área de producción y mantenimiento para garantizar el buen funcionamiento y abasto necesario para llevar acabo la producción.
  • Valorar proveedores alternativos ante la posibilidad de que haya escasez o cierre de operación de los actuales.
  • Inventarios justo a tiempo esto para no invertir en inventario que no se va a utilizar.
  • A nivel de exportaciones y importaciones se debe tener claro el incremento en el tiempo de transito y gastos relacionados con dichas actividades.
  • Los cambios en patrones de consumo que harán que se tenga que replantear lo que se produce por ejemplo empresas de ropa que hoy se dedican a fabricar mascarillas.

En el área financiera.

  • Presupuestos ajustados a la nueva realidad de ventas y su relación con las materias primas.
  • Los posibles atrasos en los pagos de los clientes.
  • Los posibles aumentos en los costos de las materias primas.
  • El costo de la mano de obra incapacitada.
  • El costo de la reconfiguración productiva.
  • En industria que trabajan con inventarios perecederos un aprovisionamiento basado en históricos ajustados a la realidad.
  • Valorar la tercerización a fin de mejorar el suministro de información financiera y reducción de costos.

Hoy en día es fundamental revisar nuestra relación con proveedores claves para buscar relaciones fuertes y que busquen una simbiosis para lograr superar esta pandemia económica.