Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Hoy, 22 de agosto de 2020 es el Día Internacional del Sobregiro Ecológico de la Tierra, según la organización ambiental internacional Red Global de la Huella Ecológica (GFN por sus siglas en inglés), que es el día del año en el cual el consumo de recursos naturales por parte de los habitantes del planeta excede la capacidad de la Tierra de regenerar tales recursos ese mismo año.

Es decir, estamos usando tantos recursos ecológicos como si viviéramos en 1.6 Tierras,  por ende lo que usemos a partir de mañana y hasta el 31 de diciembre de 2020, no podría ser recuperado, al menos por este año.

Hasta el año 1970, el Día del Sobregiro de la Tierra se celebraba el 29 de diciembre; sin embargo, debido al impacto ambiental en los últimos 50 años la aceleración de este día se ha ido moviendo.

Como exclamó la activista sueca Greta Thunberg, esta crisis apocalíptica muestra fenómenos depredadores para con las generaciones futuras. Un reflejo de que lo que ella dice está calando en el pensamiento coreano, es que el libro “No hay una segunda Tierra” de Tyler Rasch ha aumentado sus ventas al propagar el interés de la población.

El déficit de la regeneración de biocapacidad y emergencia climática es el resultado de la codicia y el saqueo interminable de los recursos naturales por parte de los humanos.

La pandemia es un caldo de cultivo que invita a los seres humanos a la reflexión y que ha provocado que la huella ecológica se contraiga, retrasando la fecha del Día Internacional del Sobregiro de la Tierra más de tres semanas en comparación con el año 2019 (29 de julio).

¿Qué tendríamos que hacer por la estrella de 7.8 mil millones de habitantes y su prosperidad? Ahora es el momento de tomar acciones, no repetir innumerables eslóganes y discursos trillados. En el caso de la política estructural, se debe buscar una transformación verde y promover desde la sociedad un estilo de vida minimalista.

El rastro de carbono ocupa la mayor parte de la huella ecológica con aproximadamente un 60%, seguido por los residuos de productos forestales con un 10%.

Se dice que, si el mundo reduce el tráfico de automóviles en un tercio, la fecha puede retrasarse 11,5 días, y en el caso de que el desperdicio de origen animal se redujera a la mitad, 15 días.

Debido a la necesidad de reducir la huella de carbono, se creó la campaña #MoveTheDate, con el fin de promover que el Día Internacional del Sobregiro de la Tierra se retrase.

Costa Rica tiene un 99% de energía renovable, asimismo, es un país modelo ambiental que ha recibido el premio de “Campeón de la Tierra” en 2019 otorgado por Naciones Unidas (ONU).

Mi esperanza es que Costa Rica, y el resto de la comunidad internacional, logren implementar la Agenda 2030, Net-Zero 2050 (energía cero) con grandes esfuerzos de descarbonización y que se cambie la deuda ecológica por activos de biocapacidad.

Para esto, también es mi deseo que se logre una transformación verde y llevar a cabo una diplomacia con el enfoque Green New Deal con Corea, y otros países.

Debemos preservar la cortesía y el respeto por el planeta, comprometiéndonos a cumplir nuestro compromiso de reducir el consumo y utilizar menos recursos de nuestro planeta.