Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

El Nearshoring es el proceso de una empresa de transferir parte de su negocio de un país lejano geográficamente a uno más cercano a su lugar principal de operación.

En las últimas décadas, muchas empresas de manufactura y de servicios buscaron establecerse en diversas jurisdicciones alrededor del mundo para operar a un menor costo y diversificar sus capacidades de producción, en un proceso conocido como Offshoring. Esta tendencia la iniciaron las grandes compañías estadounidenses de manufactura a finales de los años setenta, principalmente en Asia; sin embargo, lo que hasta ahora había sido una decisión conveniente, a raíz de la pandemia, se convirtió en un factor de riesgo por el cierre de total de operaciones en estos países. A lo anterior se suma la posición de la Administración Trump con respecto a China, y la guerra comercial entre ambos países.

Es en este contexto, las empresas que en algún momento habían optado por el Offshoring, hoy están considerando aplicar el Nearshoring ya sea para volver a tener operaciones más viables por su ubicación geográfica, diferencia horaria y estabilidad para el negocio o para diversificar el riesgo y añadir otra alternativa para producir (China + 1).

Costa Rica se ha posicionado por años en la atracción de Inversión Extranjera Directa, y es por ello que ofrece el ambiente propicio como excelente alternativa para empresas que estén buscando relocalizar sus operaciones de manufactura o servicios en el continente americano.

La ubicación geográfica, una fuerza laboral altamente calificada, una tasa de alfabetización del 98%, la estabilidad política, los más de 14 tratados de libre comercio suscritos, incluyendo Estados Unidos, China y Europa, un atractivo sistema de incentivos fiscales, y la reciente invitación a formar parte de la OCDE, son parte de los elementos que posicionan a Costa Rica como un firme candidato para la atracción de empresas americanas que busquen hacer negocios desde una jurisdicción más afín a sus necesidades.

En el entorno de crisis económica mundial, podemos anticipar una fuerte competencia por captar o retener este tipo de proyectos, la misma China está tomando medidas para evitar una fuga de inversión, y sin duda habrá muchos otros países que se lancen a la caza, pero Costa Rica lleva ya camino recorrido. Acciones puntuales del Gobierno para atraer esta inversión serían determinantes para el logro de este cometido.