Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

En Semana Santa había cinta amarilla, pero como el viento se la llevó, la gente iba al parque.

Días atrás, después de venir de trabajar (en un negocio autorizado por ser suministros de encadenamiento de industria médica y alimentaria) me topé con el parque frente a casa de nuevo cerrado. Finalmente la municipalidad de San José tomó medidas más extremas, con cintas más fuertes y con refuerzo de amarre (el viento no se las va a llevar, se caen solo si alguien las rompe). Y hago la salvedad: vivo en Rohrmoser, uno de los barrios de Pavas que se “asumen” habitados por personas con más recursos, y por ende “con más educación”. La foto que adjunto es del parque Geroma.

Como vivo al frente, pasé pendiente. Durante el viernes, sábado y domingo pasados fácil cinco o seis veces al día conté a patrullas sacando a la gente del parque.

  • Partidos de básquetbol.
  • Gente haciendo pic-nic.
  • Cinco personas paseando a un mismo perro (tan desobediente que ya me sé su nombre).
  • Varias personas tirándole bolas a sus perros.
  • Gente parqueada bajo los árboles fumándose un puro.

No... No es el gobierno, ni el Estado, ni el PAC. Tampoco Carlos Alvarado. Son (y perdón, pero no me incluyo porque he sido militar con las reglas tanto en mi vida personal como las medidas en el negocio de mi familia) los ciudadanos los responsables de esta parálisis económica.

El Ministerio de Salud dio desde el día 1 las medidas que se deben tomar y siguen siendo las mismas 132 días después. Pero si no se hace caso, les toca ser los malos de la película... pero, ¿quién es realmente responsable de lo que estamos sobrellevando?

  • Si ha ido a fiestas: usted es responsable.
  • Si ha ido a comprar en manada: usted es responsable.
  • Si ha salido con sus niños: usted es responsable.
  • Si anda sin mascarilla desde que se estableció como de uso obligatorio en zonas públicas: usted es responsable.
  • Si hace reuniones familiares con personas que no forman parte de su burbuja social: usted es responsable.
  • Si recibe ligues que conoció en Tinder en su casa: usted es responsable.
  • Si se queda a tomar guaro con compas fuera del mini super para sentir que socializa: usted es responsable.
  • Si se va a meter a un bar (que está abriendo jugándosela) y dejando a más del 50% de su capacidad: usted es responsable.
  • Si hace un baby shower (o “auto” shower): usted es responsable.
  • Si decidió bautizar a su bebé en estas épocas: usted es responsable.
  • Si sale a andar en bici en grupo: usted es responsable.
  • Si usted cree que bañando en Lysol a una persona que le visite sin ser de su burbuja todo bien: usted es un idiota.

Ya es hora de dejar de culpar a "los otros". La minoría de los casos son en las cuarterías (donde, además, los dueños son ticos) y en personas extranjeras (además, contagiados en empresas contratados por ticos). Ya basta. A hacer caso de una vez por todas. A asumir nuestra responsabilidad.