Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Es preocupante y decepcionante la realidad que enfrenta la Costa Rica actual. Un Gobierno que no escucha y no ve lo que ocurre en el país. Un Gobierno indiferente frente a las necesidades de los más diversos sectores. Unos gobernantes que pese a provenir del Partido Acción Ciudadana, se niegan a considerar la participación de las y los ciudadanos en la gestión política del país.

En el sector pesquero hemos vivido esta realidad en los últimos dos años y la seguimos viviendo. Vemos con sorpresa cómo cada día el presidente Carlos Alvarado y sus amigos de confianza siguen tomando decisiones a la antojadiza, creyendo que tienen la verdad absoluta y el conocimiento tradicional, sin respetar que la experiencia y el conocimiento no sólo vienen de los libros sino del día a día que viven quienes se dedican a realizar cualquier actividad. Un conocimiento que no tienen ni respetan quienes actualmente nos dirigen, y menos aún sus asesores.

Qué engaño al pueblo de Costa Rica cuando se nos dijo que eran los más preparados para gobernar. ¿Dónde quedó esa preparación? ¿Cuál era la preparación que tenían? Más de 24 meses después, con gran tristeza vemos el estado en que se encuentra nuestro país y no podemos dejar de preguntarnos, ¿esa era la preparación que nos dijeron? No podemos culpar a la pandemia de lo que está pasando, la enfermedad solo vino a evidenciar y sacar a la luz todo lo malo que han venido realizando estos últimos dos años.

Hoy a las puertas de una catástrofe económica en nuestro país, Carlos Alvarado no ha entendido que la única manera de sacar esto adelante es escuchando al pueblo y trabajando unidos, pero en una misma dirección y con transparencia. El sector pesquero y otros actores de la economía estamos claros en esto. Solo nuestro presidente, ministros y asesores se niegan a entenderlo.

Carlos Alvarado: ya es hora que de usted dé el paso y empiece a ganar la confianza de un pueblo que confió en su preparación y se encuentra hoy en día afectado no solo en la salud sino también en lo económico, necesita claridad en la ruta que llevará a la Costa Rica a la reactivación económica y volver a la Costa Rica del pura vida. Señor presiente, es hora de que se comporte como un estadista y no como un político. Señor presidente, es hora de que escuche a su pueblo.

Desde el sector pesquero hemos estado atentos a conocer cuál es la ruta para nuestra actividad, para aprovechar sosteniblemente nuestro territorio marino que es diez veces más grande que el terrestre. Sabemos que debemos aprovechar de forma sostenible y responsable nuestros recursos y somos conscientes de que si el recurso se acaba, nuestra actividad también acabaría. Del mar y sus fuentes de alimentos viven cientos de familia en el país, familias vulnerables de nuestras costas que usted, señor presidente, se ha negado a escuchar en los últimos dos años.

No deben venir organizaciones internacionales con muchos dólares a imponernos lo que ya sabemos, lo que deberían ustedes como Gobierno es realizar el trabajo que les corresponde y les han quedado dividiendo a las comunidades costeras.

Escuchar a los pescadores nacionales y de una vez por todas realizar una verdadera gestión pesquera que beneficie a Costa Rica y no a organizaciones no gubernamentales internacionales. Esta debería ser su prioridad como estadista.

Señor Carlos Alvarado, le recomendamos cambie la forma de gobernar, nunca es tarde para reconocer los errores, somos seres humanos y podemos errar, pero es de valientes rectificar y reconocer que nos hemos equivocado. Sé que Costa Rica entera estaría deseosa de ayudarle estos dos años que quedan de su administración y poder sacar nuestra nación adelante.

Dios le bendiga y le dé discernimiento para que pueda de una vez por todas tomar las mejores decisiones para este pueblo que está urgido de un verdadero líder.