Thomás Radaelli Corrales - Estudiante de la carrera de Ingeniería Industrial

Recientemente, y tras las diferentes situaciones que se viven en el territorio costarricense —en donde el descontento político y social de cierta forma han frenado el crecimiento económico del país—, se ha llegado a un punto donde, más que necesario, es fundamental que se dé una mejora en la simplificación de trámites para otorgarle a la nación diferentes vías por medio de las cuales pueda lograr reactivar su economía. Escenarios como la mejora de tiempos, bajar plazos y ofrecer un proceso de trámites más fluido para la instalación de nuevas empresas debe ser considerado por el Gobierno y su entorno si lo que se busca es continuar creciendo como líderes en la región centroamericana y en un futuro de toda América.

Costa Rica sigue posicionándose como un territorio competitivo entre los mercados metas que se tienen hoy en día en la región. Sin embargo, es necesario resolver los problemas de competitividad y la tramitología detrás de ella, lo cual llevará a un incremento estable en el flujo de atracción de inversiones tanto locales como extranjeras.

Irónicamente, hoy en día, para la apertura de una empresa, una inversión o un emprendimiento, los plazos son muy prolongados. Aunque el país ha venido realizando esfuerzos por mejorar la competitividad, es de suma importancia seguir insistiendo en cambiar de forma drástica ciertos factores, como lograr mantener la estabilidad y seguridad jurídica que en los últimos 20 años ha caracterizado a la región.

Entre las metas que tiene el gobierno actual, se plantea una fuerte reducción en el proceso de trámites para el 2022, eliminando aquellos innecesarios y facilitando el acceso en línea para dicha tramitología, entre otras resoluciones. Incluso, el presidente actual, Carlos Alvarado, firmó un decreto para que durante su Gobierno no se creen más trámites burocráticos.

Por otro lado, la mayor parte del desarrollo económico en Costa Rica depende de las micro, pequeñas y medianas empresas, las cuales se enfrentan a retos como el financiamiento, capacitación, y trámites más sencillos como la diversificación de productos, asociarse, aumentar su planilla y la ausencia de inversionistas. Estos inconvenientes, de una forma u otra, frenan el desarrollo de las empresas y, en muchas ocasiones, desembocan en una muerte antes de que puedan establecerse en el mercado. De hecho, más de 56 mil emprendimientos en hogares tuvieron que cerrar el año pasado por alguna de estas causas. Esto representa una disminución del 13,5% respecto a 2017 y, por consiguiente, una caída de casi 168 mil empleos.

El acceso a préstamos es la principal necesidad de las microempresas para mantenerse en el mercado o para crecer; en 2017 y 2018 correspondió a un 39,7% y 40,6%, respectivamente. Le sigue en importancia el acceso a capacitación con el 35,1% y el 25,4%, en ambos años, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Microempresas de los Hogares, del INEC. Únicamente el 4,3% no desea continuar con su emprendimiento debido a que no van a seguir trabajando, van a cambiar de negocio o actividad o, por último, planean conseguir un trabajo como asalariados.

Actualmente, el mercado presenta varias alternativas de financiamiento para mipymes, con condiciones y plazos favorables. Sin embargo, es necesario que el pequeño empresario tenga orden en el manejo de su negocio. Considero que los esfuerzos que se vienen realizando para simplificar la tramitología y reducir el número de obstáculos que los negocios deben enfrentar para establecerse y posicionarse dentro del mercado costarricense deben mantenerse e intensificarse para que el país pueda reactivar el crecimiento de la economía y mantenerse posicionado como un mercado estratégico del continente americano.

 

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.