Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

La evolución económica que se ha dado en los últimos años ha permitido que las naciones alrededor del mundo, en el momento en que consideren desarrollar proyectos de orden público, puedan recurrir a distintas fuentes de financiamiento para realizarlos, ya sean por medio de impuestos, concesiones o deuda.

Las naciones que no tienen una capacidad económica suficiente, suelen recurrir a falta de recursos propios generados por impuestos a solicitar préstamos al extranjero o a vender bonos del gobierno para realizar los proyectos gubernamentales.

El optar por el endeudamiento es una opción viable cuando se utiliza para invertirlo en una determinada área la cual permita un desarrollo en un sector o bien permita recuperar el dinero en un margen razonable de tiempo, el problema surge cuando este dinero es utilizado para cubrir un determinado gasto, el cual no genera ningún bien para el país y además genera un compromiso financiero con la entidad a la cual se le solicitó el dinero.

El país a través de su historia ha utilizado estos instrumentos para distintos programas de desarrollo social y económico, un ejemplo es el crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de US$350 millones para ejecutar un programa de reformas de políticas para fortalecer la sostenibilidad fiscal.

La deuda externa para diciembre de 2019 es de ₡4.635.918,86 millones, es importante aclarar que en el caso concreto de Costa Rica, según datos del Ministerio de Hacienda, el cálculo de la deuda externa no incluye la deuda privada, por lo cual esta va a ser la deuda contraída por el Gobierno con entidades extranjeras.

¿Pero cómo llegamos a este escenario? En diciembre del año 2000 la deuda era ₡498.362,31 millones, consecutivamente para el año 2011 la deuda aumentó hasta los ₡1.025.023,86 millones, un crecimiento del 106,51 %, pero luego para finales del año 2019 la deuda llegó hasta los ₡4.635.918,86, por lo que en menos de una década se dio un crecimiento de un 352,27 %.

Por otra parte, para el año 2018 la deuda externa que presenta el gobierno es de ₡ 3.746.127,79 millones, el cual para  el año 2019 esta deuda aumenta en ₡889.791,07 millones, a manera de comparación el crecimiento del año 2018 a 2019 fue mayor de lo que era el total de la deuda externa en 2002 que fue de ₡739.601,22.

Debido a lo anterior, una consecuente mala política fiscal en diferentes administraciones ha conllevado a que el presupuesto nacional estuviera compuesto en una mayor proporción de deuda, en vez de recursos propios generados por el estado, esto debido al mal uso de estos fondos en determinados proyectos los cuales han sido un gasto estatal en vez de una inversión, sumado con el deficiente sistema de recaudación de impuestos por parte del gobierno y distintos casos de corrupción.

Las repercusiones del haber optado por deuda externa se lograrán apreciar claramente en los años venideros, ya que las razones por las cuales se solicitaron justificarán dichos sucesos. De esta manera, si la deuda fue utilizada para inversión, tendrá un efecto positivo en la economía ya que permitirá alcanzar un mayor desarrollo, pero si el endeudamiento se dio para financiar un determinado gasto del país los efectos negativos se verán en el porvenir, apreciándose como síntomas la solicitud recurrente de préstamos para el funcionamiento de la nación.

Dado lo anterior, el uso desmedido y sin control de este recurso podría traer serias repercusiones para el país, un endeudamiento constante va a llevar a que cada vez la deuda sea más necesaria para cubrir las obligaciones financieras del Estado, con el creciente déficit fiscal donde los gastos del gobierno son mucho mayores que sus ingresos el arte de la deuda se va a tener que aumentar.

Este tipo de gestión económica puede no ser muy beneficiosos para la soberanía del estado porque puede traer injerencia de los organismos internacionales en la decisiones de la nación, lo cual puede traer graves cambios estructurales.

El artículo fue escrito en colaboración con Jeremy Alvarado Jiménez. Bachiller en Administración Aduanera y Comercio Exterior