Rebeca Umaña Guzmán - Estudiante de Publicidad con énfasis en Producción Multimedia

“La honestidad y la integridad son absolutamente esenciales para el éxito en la vida. La buena noticia es que cualquier persona puede desarrollarlas.” - Zig Ziglar.  

La honestidad es un valor que usualmente es inculcado en nosotros desde que somos niños, con el propósito de que seamos personas quienes no perjudican a otros ni a sí mismos con mentiras o engaños. Sin embargo, durante nuestra vida nos enfrentamos a situaciones adversas en distintos ámbitos (sea familiar, estudiantil, laboral) que pueden llevarnos a sentir la necesidad de ser deshonestos con tal de salir de no asumir responsabilidades o liberarnos de alguna situación incómoda. En el ámbito universitario, según mencionan Cebrián-Robles, V.; Raposo-Rivas, M.; Cebrián-de-la-Serna, M. y Sarmiento-Campos, J.A., debido a que vivimos en una época de desarrollo acelerado en el acceso al internet, las universidades tienen el deber de desarrollar esta práctica con integridad y honestidad y velar por que sus estudiantes también, ya que es la principal fuente de información para estos, y al mismo tiempo, si no se utiliza honestamente, una gran fuente de plagio (2018). Es por esto que las universidades, pero principalmente los estudiantes, deben generar conciencia en el tema ya que en caso de incurrir en deshonestidad académica, se perjudican no solamente ellos sino a los demás.  

Seguidamente, cuando se piensa en deshonestidad académica las primeras situaciones que vienen a la mente son las usuales como realizar plagio en un trabajo, copiar las respuestas en un examen o darle la tarea a alguien más para que la haga. Sin embargo, como lo mencionan Negre, J. S., Forgas, R. C., & Planas, M. G. haciendo referencia a un trabajo pionero realizado por McCabe y Trevino (1993), hay muchas más maneras de ser deshonesto como por ejemplo, el no prepararse para una clase con anterioridad y fingir que sí delante del profesor y compañeros; no estudiar totalmente a conciencia para un examen o en trabajos grupales; dejar el trabajo a los demás compañeros y luego aprovecharse de sus aportes o ideas (2009). Cada uno de estos actos solamente genera que el estudiante se perjudique a sí mismo ya que no está aprovechando las herramientas de aprendizaje que se le presentan y además, está engañándose al no obtener el conocimiento total o completo de los estudios que está cursando en ese momento. Y aunque el estudiante crea que sus acciones no cuentan como deshonestidad debido a que nadie se entera, en realidad está equivocado.  

De esta manera, surge la pregunta ¿por qué ser un estudiante honesto? Comienza primeramente por entender que gracias a la honestidad podemos tener una relación de confianza con los profesores y compañeros ya que nos perciben como personas confiables, leales y sobre todo honradas entonces, esto permitirá que se nos delegue tareas importantes y seamos un ejemplo a seguir en distintas tareas. Además, el hacer los deberes de manera honrada nos libera de estrés y temor a ser descubiertos. En cambio, cuando nos engañamos a nosotros mismos al copiar, mentir o aprovecharnos del estudio de otros, solamente estamos desperdiciando conocimiento, nuestro tiempo y tener credibilidad ante los demás.  

El estudiante honesto es aquel que no solamente no copia trabajos ni hace trampa en exámenes sino, el que realmente se prepara de manera consciente y responsable para sus deberes universitarios. Como menciona Zig Ziglar, ya que la honestidad puede ser desarrollada por cualquier persona, es realmente importante que los estudiantes generen conciencia sobre sus actitudes y que de ahí comiencen a generar cambios importantes en sus estudios que les resulten beneficiosos. Además, es necesario que entiendan que la información a la que tienen acceso tan fácilmente puede y debe ser utilizada de manera honesta, sin engañarse a sí mismos y sin perjudicar a otros. Es por eso que “la honestidad es la clave al éxito en la vida”, ya que ella determinará el camino correcto por el cual los estudiantes deben andar. No obstante, es la decisión de cada uno el seguir este sendero o bien … darle la espalda. 

 

MOXIE es el Canal de ULACIT (www.ulacit.ac.cr), producido por y para los estudiantes universitarios, en alianza con el medio periodístico independiente Delfino.cr, con el propósito de brindarles un espacio para generar y difundir sus ideas.  Se llama Moxie - que en inglés urbano significa tener la capacidad de enfrentar las dificultades con inteligencia, audacia y valentía - en honor a nuestros alumnos, cuyo “moxie” los caracteriza.

 

Referencias bibliográficas:
  • Cebrián-Robles, V., Raposo-Rivas, M., Cebrián-de-la-Serna, M., & Antonio Sarmiento-Campos, J. (2018). Percepción Sobre El Plagio Académico De Estudiantes Universitarios Españoles. Educación XX1, 21(2), 105–129. Obtenido de bases de datos EBSCO. https://doi.org/10.5944/educXX1.20062  
  • Negre, J. S., Forgas, R. C., & Planas, M. G. (2009). Prácticas académicas deshonestas en el desarrollo de exámenes entre el alumnado universitario español. Estudios Sobre Educación, (17), 103–122. Obtenido de base de datos EBSCO. 
 Videos: