En contextualizando, explicamos sin filtro la realidad de un deporte no tradicional. Esta semana desmantelamos el voleibol costarricense al lado de la atleta olímpica: Natalia Alfaro.

Misteriosos son los caminos del señor, ya que realizamos la entrevista en un colegio privado y la historia del voleibol en Costa Rica también arranca en centros de enseñanza. Nos referimos a la influencia estadounidense-francesa en el Colegio Sión durante los años 20 y al primer campeonato nacional entre las facultades de la Universidad de Costa Rica, el colegio Metodista y el Lincoln (1961). 

Iniciativas que a la postre, promovieron la creación de la Asociación Costarricense de Voleibol (1973) y posterior Federación Costarricense de Voleibol (1990). Dando así, el banderazo de salida para el campeonato oficial de primera división y los respectivos torneos de liga menor, o más conocidos como: el mini voleibol.

Avanzó la década y la federación acogió al voleibol de playa. Un hecho histórico, ya que definió los lineamientos de competición actuales (2019):

-Primera división masculina. 9 equipos todos contra todos. Los primeros 4 clasifican a semifinales y posterior final. Un campeón anual mediante torneo de apertura y clausura.

-Primera división femenina. 7 equipos todos contra todos. Los primeros 4 clasifican a semifinales y posterior final. Un campeón anual mediante torneo de apertura y clausura.

-8 fechas de voleibol de playa. Rama masculina y femenina.

  • Categoría Élite: Las mejores 12 parejas tras la fecha 3.
  • Categoría A: De la pareja 13 hasta la 24, tras la fecha 3.
  • Categoría Abierta: De la pareja 24 hasta infinito, tras la fecha 3.
Natalia hace una pausa en la historia...y menciona con nostalgia que la participación de atletas va en aumento. Aunque tampoco esconde la desazón por la reducción en el apoyo del público, la calidad de los equipos de primera y respectivos éxitos internacionales.
Costa Rica contabiliza dos históricas participaciones en mundiales mayores femeninos (2006 y 2010), no obstante la clasificación a las olimpiadas (en playa o sala) siempre se ha complicado por el nivel de nuestra zona (competimos ante Cuba y USA) y la falta de atletas 100% dedicados al deporte.

-Es decir Natalia...usted y Karen (Coope) se salieron por completo del bote.

- Estábamos convencidas que teníamos que ser atletas de alto rendimiento para triunfar. Por eso buscamos el patrocinio mensual de Ferretería Brenes y tocamos las puertas del ICODER-CON incansablemente. Fue algo muy nuestro.

- Y ¿Por qué voleibol de playa? Sabiendo su experiencia en sala.

-Aprovechamos las circunstancias. Queríamos llegar a Río 2016 y sabíamos que era más fácil conseguir ayuda para una pareja, que para 10 atletas (un equipo de sala).

Natalia Alfaro, Karen Coope e Ingrid Morales (entrenadora) visualizaron los obstáculos como oportunidades y materializaron todo el trabajo en solitario. La única vía para escapar de la zona de confort en la que se encuentra nuestro voleibol, según Alfaro.

Nuestra protagonista conoce las limitaciones económicas de la federación (80 millones anualmente - una de las tres federaciones con más presupuesto), sin embargo hace referencia a que esto “no es excusa” para mejorar ciertos puntos críticos.

-No hay lugar para entrenar: “Ni la selección tiene gimnasio propio. Pasamos peleando por los horarios con otros deportes y en más de una ocasión...ni espacio para bañarse hay”

-Limitaciones en viajes de la selección: “En casi el 100% de los casos, la federación se limita a pagar los tiquetes de avión. Comida y hospedaje suelen recaer en la organización del evento, es decir nos exponemos a muchos factores secundarios”

-Desorden administrativo: “En una ocasión, hasta se equivocaron de aeropuerto en Honduras. Tuvimos que viajar 8 horas en una buseta (...) Falta monitoreo del ICODER en la labor de ciertos funcionarios sin experiencia”

-Falta de promoción: “Hace varios años...los medios tradicionales se olvidaron del voleibol. Recuerdo que antes llegaban las televisoras a cubrir las finales y eso ayudaba para que llegara más público”

-Regla limita el crecimiento de atletas: “Cuando yo era pequeña, se podía reforzar a la primera división desde jovencita y rozarse con las mejores. Pues ahora no, eso cambió y solo se permite reforzar una categoría superior. Esto limita el crecimiento de los talentos”

-En Limón está el secreto: “Hay que traer a los limonenses a la selección y los equipos de primera. Buscar la manera de financiarlos porque sus capacidades físicas están a otro nivel”