Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Según el Estatuto Orgánico de la Universidad de Costa Rica (EOUCR), la persona que ocupa la rectoría de la UCR, podrá ostentar el cargo por un máximo de 8 años consecutivos (2 períodos completos). En el caso del actual rector, Henning Jensen, su período (y el de su equipo de confianza, consecuentemente), vence el próximo lunes 18 de mayo del 2020.

Por esta razón, sin duda alguna, el equipo liderado por Henning Jensen, debe salir de sus cargos el día 18 de mayo, y por tanto, se debe realizar una transición hacia el equipo que lidere la nueva persona electa para asumir la Rectoría de la UCR.

El órgano interno que elige a la nueva rectoría, es la Asamblea Plebiscitaria de la UCR, compuesta por profesores en régimen, representantes del sector administrativo y personas representantes del sector estudiantil.

Proceso electoral y la pandemia po COVID-19

El Tribunal Electoral Universitario (TEU) es el órgano universitario encargado de convocar el proceso electoral, para esta elección, se inscribieron 5 candidaturas: el Dr. Gustavo Gutiérrez Espeleta, el Dr. José Ángel Vargas Vargas, la Dra. Lizbeth Salazar Sánchez, el Dr. Orlando Arrieta Orozco y el Dr. José Ralph García Vindas, cada uno representando diferentes sectores, visiones, sensibilidades y formas de pensar de la Universidad.

Las elecciones se encontraban convocadas para el 17 de abril del 2020. Pero, la emergencia mundial del COVID-19, trajo consigo muchos retos para la UCR, y el TEU tuvo que suspender la Asamblea Plebiscitaria que elegiría nueva rectoría, pero sin definir una fecha de reprogramación, sino que indicaron que “oportunamente será dada a conocer la nueva fecha”.

En medio de una pandemia, se pensiona el rector

A partir de esta suspensión, en la Comunidad Universitaria se incrementó el sentimiento de incertidumbre, al respecto de quién dirigirá la rectoría ante la salida el 18 de mayo de Henning Jensen.

El 13 de abril, un grupo de docentes eméritos, dentro de los que destacan personas cercanas a Henning Jensen, como uno de sus exvicerrectores, le solicitan que se pensione anticipadamente, para que se aplique el nombramiento de uno de sus vicerrectores ante la ausencia del rector (esto aplica en ausencias definitivas del mismo, pero dentro del período en el cual fue electo, que vence al 18 de mayo del 2020).

Tan solo dos días después, el 15 de abril, el rector publica un video a toda la Comunidad Universitaria y nacional, en el cual indica que para que uno de sus vicerrectores pueda ser nombrado en su sustitución, va a acogerse a su jubilación previo a concluir el período. Importante aclarar que las personas vicerrectoras fueron nombrados por él mismo, no en elección por un órgano universitario.

¿Qué tipo de solución requiere la Comunidad Universitaria?

Estamos en un contexto, lleno de incertidumbre, tiempo que se agota, un clima electoral dividido y decisiones urgentes.

La Comunidad Universitaria requiere de un Consejo Universitario a la altura, con la capacidad de resolver transparentemente ante la crisis que vive la institución.

El artículo 30, inciso s, el Estatuto Orgánico señala dentro de las funciones del Consejo Universitario: “Ejercer otras funciones que sean necesarias para la buena marcha de la Institución, siempre y cuando no estén, por este Estatuto, asignadas a otras instancias universitarias”.

Requerimos que el TEU fije una fecha clara para la nueva Asamblea Plebiscitaria, en el cual se pueda desarrollar una votación en varias jornadas, para que las personas puedan votar, siguiendo las medidas estipuladas por el Ministerio de Salud, es decir, aplicando el distanciamiento social y sin realizar grandes aglomeraciones de personas en un solo lugar.

Se necesita de un proceso virtual, de conversación, presentación de ideas y debate, por parte de las 5 personas candidatas a la Rectoría, de forma tal que el proceso se enriquezca y las propuestas lleguen a toda la Comunidad Universitarias y a todas las sedes o recintos.

Para el período comprendido entre el 18 de mayo y el inicio de la nueva rectoría, se requiere un equipo de transición, liderado por personas del Consejo Universitario (electas democráticamente), el cual converse y mantenga conversación con todas las decanaturas de factultad y direcciones de escuelas.

Para cerrar, uno de nuestros pensadores más grandes nos llama a unirnos en nuestra diversidad, como Comunidad Universitaria:

Libre es, pues, la Universidad de Costa Rica; abierta a todas las tendencias; receptiva de todas las inquietudes filosóficas, científicas o sociales; respetuosa de todas las ideas. Y no aceptará nunca más calificativo que ese: el de libre” Rodrigo Facio Brenes