Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Distopía que retrata una cruda realidad y es reflejo de la humanidad, o la pérdida de esta, de cara a un futuro poco favorable creado por la discriminación, cuya historia impacta e invita al pensamiento crítico. Eso es la adaptación de la obra teatral La Construcción del Muro, escrita por Robert Schenkkan y estrenada por primera vez al español en Nueva York; producida por el Teatro Espressivo de Costa Rica y el Teatro LATEA, donde la obra tuvo una temporada de tres semanas. En esta se revive la impactante historia de Rick y Gloria en un futuro distópico pero cercano.

La obra busca sorprender con un relato orwelliano, donde el verdadero significado de dicho término no se refiere a totalitarismo, sino a la manipulación de lenguaje y propaganda para manipular a las masas, lo cual no lo convierte en un escenario más optimista, y fue usado por Schenkkan como protesta hacia Trump durante las elecciones del 2016, escribiendo la obra en tan solo una semana.

Así vio la luz esa visión del dramaturgo del futuro que provocaría el discurso de odio y xenofobia, con la que este controvertido hombre vendió su campaña. Schenkkan buscaba que su país y el mundo tuviera la otra cara de la moneda y conocieran un punto de vista tanto humano como otro inhumano de un problema que se vive en no pocas partes del planeta, empezando por nuestras fronteras con Nicaragua.

De esa forma hace conciencia y logra el objetivo de toda distopía que es preguntarnos: “¿Qué pasaría si…?” Y dejando claro que esa promesa de futuro podría suceder y cuando se esté allí no habrá vuelta atrás. Porque sin duda es posible, y a todos los escépticos se les puede preguntar: “¿Pero, qué hay de las distopías que se han cumplido?”. Escenarios como El Holocausto, el genocidio camboyano y el genocidio por Mao Zedong son dignos de pesadillas y crímenes contra la humanidad, de esos que en tiempos anteriores nadie creería que sucederían. Allí está el problema y una de las razones de Schenkkan para escribir la obra. Las personas no creen y no lo imaginan posible pero lo es. El mayor error es ignorar.

De igual manera hoy vivimos una dura realidad mundial y se enfoca en una oleada de intolerancia hacia los migrantes, quienes según Trump, son la razón de los males de su país, y convenció a la mayoría de ese “hecho”. Así el pueblo olvidó a la gran cantidad de migrantes que llegaron para crecer y hacer crecer al país, como el padre fundador Alexander Hamilton. Olvidó que Estados Unidos creció siendo una nación ejemplar de democracia, que enamoraba y provocaba a millones alrededor del mundo. Olvidó que Ronald Reagan dijo que cualquier inmigrante que consiguiera la ciudadanía podía amar a su nación y debían ser recibidos con las puertas abiertas, porque con su trabajo duro aportan al progreso. El pueblo olvidó los horrores provocados por otras oleadas de discriminación hacia “los de afuera”. Y empezó ese nacionalismo que crece y se olvida de qué significa ser humanos.

Con esa preocupación La Construcción del Muro se adaptó al español, adquiriendo ajustes que enriqueció a sus personajes. Se cambió la nacionalidad a Gloria, quien primeramente era afroamericana, ahora es migrante latina nacida en Estados Unidos de padres guatemaltecos. Cambio por el cual este personaje contrajo mucho más significado, dando mayor peso a sus razones y haciendo de las interacciones con el nacionalista Rick, mucho más interesantes.

“La ficción nos hace más empáticos” es una frase de conocimiento popular para referirse al objetivo de cualquier obra, ya sea novela, teatro, cine o televisión, puesto que eso es lo que buscan ser. Las historias de ficción nos hacen encarnar personajes, viviendo y aprendiendo de momentos que nunca nos imaginaríamos.

Por eso esta obra es tan importante, introduce a la audiencia en los zapatos de dos contrapartes de la moralidad, cuyos discursos estremecen e impactan al reflejar cómo se puede ver el perder la humanidad y porqué debe ser interés de todos y todas el nunca quedarse de brazos cruzados. La Construcción del Muro es en definitiva una de esas obras imprescindibles de culto que todos deben ver.