Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

El pasado 10 de febrero toda Costa Rica entró a clases.  Y estamos felices por eso, porque desde hace 200 años hemos apostado a que la educación es la llave que les permite a los pueblos fortalecer la democracia y la equidad.

La dinámica cotidiana de los costarricenses se está viendo transformada por el ingreso a clases de un 1,2 millones de estudiantes y 65 mil docentes, quienes, con emoción y grandes expectativas, apuestan a dar su mayor esfuerzo para ser constructores de una mejor Costa Rica.

Los padres y madres de familia también entraron a clases, pues hacen esfuerzos importantes para enviar a sus hijos e hijas a los 4471 centros educativos, con la convicción de que ahí, el país contribuirá a darles herramientas para enfrentar los desafíos de los nuevos tiempos.

Podemos asegurar con orgullo que tuvimos un inicio de curso lectivo exitoso.

Para el inicio del año 2020, solo un 0,3% de los centros educativos no logró abrir sus puertas debido al faltante de recurso humano, esto representó una afectación para solamente una milésima parte de los estudiantes matriculados. La planificación fue clave para este significativo logro. 

Desde nuestra estrategia de cuatro ejes: inclusión, eficiencia, innovación y calidad, estamos implementando cambios para que los docentes puedan priorizar el tiempo pedagógico sobre el administrativo, de manera que los programas educativos de primer mundo que poseemos, lleguen al aula con el fin de que más y más personas adquieran habilidades para la vida.

Por eso, este año presentamos la Caja de Herramientas, un objeto de aprendizaje digital interactivo, para enriquecer la labor educativa y acompañar al docente en su encomiable esfuerzo.

Comprende más de 1.000 documentos de planeamiento y 50 documentos como material de apoyo para el docente, contenido en una moderna plataforma. Su utilización podría reducir a la mitad el tiempo que semanalmente el docente dedica a planeamiento, el cual oscila entre las 15 y 20 horas.

Buscando optimizar el aprovechamiento del tiempo,  también eliminamos cerca de 40 comisiones, comités y afines, que carecían de fundamento normativo y funciones claras. 

La misma eficiencia la buscamos en la gestión interna. Transformamos lo que en adelante se llamará Dirección de Infraestructura Educativa (DIE), para optimizar todos los procesos constructivos y de equipamiento, así como tener un enfoque más gerencial.

Con el interés de acelerar los procesos constructivos de infraestructura educativa, modificamos el artículo 145 del Reglamento de Contratación Administrativa, a fin de realizar compras y servicios profesionales, por medio de la figura de la contratación directa concursada.

Esto viene alineado con el Plan de Inversión 2020, y para este año ejecutaremos más de ¢71 mil millones en infraestructura en 250 centros educativos en nuevas edificaciones, ampliaciones o remodelaciones, así como estudios preliminares y planos.

En materia de inclusión, aplicamos metodologías probadas de retención y reincorporación, para que nadie sea excluido de su centro de estudio, y más bien encuentren en él, un lugar seguro donde desarrollarse.

También evitamos la exclusión cuando invertimos más de 250 mil millones de colones para atender comedores, transporte, becas y otros programas de equidad, y así cerrar brechas mediante la educación que trasciende el aula.

Las servidoras de los comedores del Ministerio de Educación Pública iniciarán este ciclo lectivo con nuevos manuales del menú para comedores estudiantiles. El material contiene insumos accesibles, agradables y atractivos, que incluyen los menús, recetas, buenas prácticas y guías de evaluar la calidad de los alimentos.

Con estos materiales elaborados profesionalmente, damos herramientas a quienes comandan el servicio esencial de comedores estudiantiles, para que ofrezcan productos sanos e inocuos.

La Dirección de Programas de Equidad del MEP (DPE) brinda el servicio de alimentación a 837.355 estudiantes de todas las modalidades de estudio, de ellos, se benefician 62.865 estudiantes de las modalidades nocturnas (jóvenes y adultos).

En materia de innovación, trabajamos en la Plataforma Ministerial, como una solución tecnológica que digitalizará los procesos internos. Y seguimos avanzando con la Red Educativa Bicentenario, que conectará a todos los centros educativos del país a una red de internet de banda ancha.  

Para ese fin, acabamos de firmar el Anexo N°2 al convenio  de cooperación que tenemos hace más de 30 años con la Fundación Omar Dengo, para que nos apoyen con esta gestión. 

Esta etapa pretende que la Red alcance a 2.120 centros educativos, más de 700 mil estudiantes, 53 mil docentes y 15 mil funcionarios de esas instituciones educativas, ofreciendo un servicio de calidad en la conectividad de banda ancha con velocidades mínimas de 15Mbps y hasta más de 100Mbps, dependiendo del número de estudiantes y el personal que labore y sus necesidades específicas.

En el marco de la estrategia nacional Alianza para el Bilingüismo (ABI), el Ministerio de Educación Pública (MEP) presentó: “Hacia la Costa Rica Bilingüe”, la ruta de una reforma articulada que incluye procesos de inmersión de la población estudiantil, desde la educación preescolar hasta secundaria.

La meta es alcanzar una educación con un segundo idioma al 2040, para que todos los estudiantes entiendan, conversen y escriban en otro idioma como inglés, francés, portugués, mandarín, italiano o alemán.

El trabajo ha sido intenso y planificado, y continuamos con estos esfuerzos apuntando a un curso lectivo exitoso de principio a fin.

He dedicado toda mi vida profesional a la educación, sé lo que es asistir al comienzo de un año como docente, como funcionaria administrativa y como madre. Conozco la relevancia que tiene esta fundamental área como motor de la economía y gestora de justicia social, así como un factor decisivo para el desarrollo de una formación integral, que potencie personas más plenas y respetuosas de los derechos de todos.

Este es el primer curso lectivo que inicio como Ministra de Educación Pública, este reto me alegra profundamente, pero también me compromete con todos aquellos que trabajan junto conmigo por una gestión inclusiva, eficiente, innovadora y de calidad. Trabajando de manera planificada, juntos lograremos grandes cosas.