Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Recientemente, el Foro Económico Mundial dictó las pautas a seguir para las empresas que quieran triunfar en 2020 y después.

Durante su encuentro anual en Davos, la organización internacional presentó un estudio, hecho en conjunto con la consultora multinacional Accenture, que plantea los 5 elementos que integran el corazón de un nuevo modelo de liderazgo responsable necesario para abordar los retos sociales, económicos y ambientales de la década que recién empieza. 

El estudio se basó en el aporte de aproximadamente 20,000 personas alrededor del mundo, incluyendo encuestas realizadas a más de 2,000 líderes empresariales y altos ejecutivos, y casi 3,000 stakeholders (grupos de interés como empleados, socios y consumidores).  También se consultó a 1,830 líderes emergentes de las comunidades Young Global Leaders y Global Shapers del propio Foro Económico Mundial.  

De acuerdo con el informe titulado Seeking New Leadership, los modelos de negocio deben no sólo promover un crecimiento rentable sino también obtener resultados positivos para la sociedad y el planeta, logrando así un desempeño empresarial sostenible

Es decir, ya no basta con generar valor económico, sino que también se debe procurar ser un buen “ciudadano corporativo”. Esto no es nuevo, pero el Foro Económico Mundial brinda un gran insumo al puntualizar cuáles son los criterios que ninguna empresa socialmente responsable puede olvidar de ahora en adelante. 

Se trata de: 

Inclusión de los grupos de interés: Todas las empresas tienen distintos públicos. Hay consumidores, proveedores, empleados, accionistas, organizaciones aliadas, y la comunidad en general. Todos ellos deben ser incluidos; que tengan voz y se sientan parte de la organización. La participación diversa y las diferentes perspectivas deben influir en la toma de decisiones. 

Emoción e intuición: Puede que no suene muy corporativo, pero los líderes emergentes consultados consideran que es importante mostrar compasión, humildad, apertura y empatía a la hora de hacer negocios y que hace falta emoción e intuición para dirigir una empresa. Recordemos que las organizaciones están conformadas por seres humanos. 

Misión y propósito: Según Accenture, este nuevo modelo de liderazgo “contempla objetivos comunes al inspirar una visión compartida de prosperidad sostenible para la compañía y todos sus públicos”. Es claro que una empresa no puede ser exitosa si sus empleados, proveedores, la comunidad en la que se ubica y el país en el que opera – por mencionar algunos stakeholders - no están bien. 

Tecnología e innovación: En el contexto de la pronta IV Revolución Industrial es importante utilizar la tecnología emergente para innovar responsablemente. 

Inteligencia y conocimiento: Buscar formas de alcanzar el éxito a través del aprendizaje continuo, el intercambio de conocimiento, el pensamiento crítico y – lo que podría entenderse como - la capacidad para hacer introspección. 

Un planeta al borde del colapso exige que las empresas asuman también su responsabilidad, siempre desde una posición de liderazgo, conscientes de su poder transformador de la realidad. Adrian Monck, director general del Foro Económico Mundial, lo dijo muy claramente: “La crisis climática, la creciente desigualdad y la fragilidad económica están amenazando el bienestar humano como nunca antes había ocurrido(declaraciones tomadas del sitio Technocio). 

Pero probablemente muchos y muchas estarán moviendo su cabeza y pensando que esto no es más que idealismo puro frente a la catástrofe inminente de un hogar común que no pudo aguantar más la acción humana imprudente y egoísta, pero no. 

De hecho, la investigación estableció un vínculo entre el liderazgo responsable y un mayor rendimiento financiero. Para elaborar el informe, Accenture analizó 2.540 empresas que cotizaban en bolsa entre 2015 y 2018, según sus niveles de sostenibilidad y confianza de los públicos, innovación y desempeño financiero.

Así encontraron un hallazgo clave: Las empresas que combinan altos niveles de innovación, por un lado, y sostenibilidad y confianza, por otro, superan a sus pares de la industria, con un 3.1% más de ganancias operativas y mayor retorno para los accionistas.

Según parece, implementar un modelo de gestión “con alma” y un liderazgo corporativo centrado en las personas no es tan mal negocio después de todo.