Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

El debate como gancho

En democracia, la celebración de debates y la participación ciudadana resultan vitales para que los procesos electorales sean prósperos, para que la sociedad avance en la dirección correcta, atendiendo al sentir de las personas, de los grupos vulnerables e invisibilizados, especialmente de aquellos ya que no se sienten representados ni escuchados en nuestro sistema político.

Los debates son la mejor vía para conocen el plan de trabajo de los candidatos que aspiran a ser electos en un cargo público desde el cual se entiende trabajarán para mejorar las condiciones de vida de las personas que habitan una determinada zona de nuestro país. Lo ideal es que durante el debate se conozca cómo pretenden a llevar a cabo sus ideas y en el mejor de los casos en cuánto tiempo se espera que se concreten.

Por ello es que lo medios de comunicación juegan un papel trascendental para que la población se informe de quiénes se están postulando por las diferentes agrupaciones políticas y cuáles son sus proyectos.

Apatía ciudadana

A pesar de los diferentes esfuerzos que hacen los medios de comunicación, tanto nacionales como regionales, tal parece que no es suficiente para despertar el interés de la ciudadanía en los procesos electorales.

Pareciera que, a pesar de que se utilicen las transmisiones por Facebook Live en tiempo real, se hagan publicaciones en Twitter o Instagram y se hagan invitaciones por Whatsapp la participación ciudadana sigue siendo muy, pero muy, muy baja y así lo reflejan la cantidad de personas que siguen las transmisiones por las diferentes plataformas o bien que asisten a un debate.

Pareciera que los bajos números se deben a una especie de protesta o de hartazgo, de alcanzar un punto en el que ya no se quiere escuchar a las partidos políticos y a las personas que están en esos espacios, en especial cuando se refiere a la elección de las  alcaldías, regidurías, sindicalías y concejalías o intendencias para el periodo 2020 – 2024.

A este elemento se le podría agregar la pésima cultura política que se tiene en Costa Rica cuando se trata de las elecciones municipales, como si la municipalidad no se tratara de un espacio de elevada importancia para la toma de decisiones cantonales en cuanto a caminos, el medio ambiente, infraestructura, espacios públicos, arte y cultura, del manejo de presupuestos y cómo se van a usar esos recursos económicos con que cuenta dicho órgano político-administrativo, entre muchos otros detalles que se puedan llegar a tratar y que les competen.

Respuesta

Los partidos políticos deben cambiar las estrategias no solo para invitar a las personas a que militen dentro de la misma agrupación, sino para acercar a aquellos que todavía están indecisos, quienes todavía no conocen su plan de trabajo con claridad. Es imperativo movilizar a esas personas para que haya una mejor participación ciudadana y por ende una democracia más sana.

Los medios de comunicación también tienen oportunidad de mejorar para ser más eficientes y alcanzar un mayor impacto a partir de alianzas estratégicas con diferentes actores comunitarios claves como las Asociaciones de Desarrollo.

Así sucedió con la Asociación de Desarrollo Integral de Toro Amarillo que organizó con el CIEP – UCR y TVN canal 14, (canal regional de la zona norte), un debate para elecciones municipales de Rio Cuarto. Otro ejemplo sería el debate organizado entre radio Santa Clara y San Carlos Digital en el cantón de San Carlos.

Debe existir mejor comunicación y coordinación para dejar la centralidad de estos eventos tan importantes y llegar a la mayor cantidad de zonas rurales posibles. Además, una apertura para que los partidos políticos puedan movilizar sin restricción a tanta gente como sea posible a los eventos.

La convocatoria de la gente es clave, porque sin gente no hay democracia. Así como los medios de comunicación pueden llegar a fomentar y fortalecer aún más los debates para las elecciones municipales a través de los distintos recursos tecnológicos que posean, la participación ciudadana también es necesaria para desarrollar a un nivel óptimo la democracia, tanto a nivel regional como nacional.