Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Hay muchos temas en una alcaldía. Podemos hablar, por ejemplo, de seguridad, de empleo, de reactivación económica o de las necesidades de la gente. Seguramente, a usted también le pasa cuando camina por San José piensa en cómo arreglaría tal o cual situación dentro de la ciudad.

La ciudad es también un espacio de convivencia social y ello trae consigo las bondades de convivir, pero también nos toca asumir los grandes retos de la socialización.

Hay temas que son muy lindos y que pueden generar mucho “rating político” y he notado que en eso se enfocan algunos candidatos, pero hay otros que hay que tratar prioritariamente, porque si algo hay que hacer llegando a la Municipalidad de San José es empezar por revertir algunas tendencias que se han venido dando en la ciudad capital.

Hoy quiero hablar de uno de los más importantes por su afectación tan directa sobre todas las personas: el tema de la basura. ¿Sabía usted que Costa Rica tira al mar 15 camiones de plástico por día? Y, cómo no va ser así si estamos hablando de que 440 toneladas de plástico van directico al mar.

Es increíble que, de 500 toneladas diarias de basura, San José sólo recicle el 2% y que, además, no haya una ruta de reciclaje establecida por día y zona como sucede en otros cantones.

En casi 30 años de gobierno, el actual alcalde no ha podido limpiar San José. Ustedes saben que esta ciudad ha sido calificada una de las capitales del mundo menos agraciadas, por no decir feas. No lo digo yo, lo dijo un prestigioso diario español que influye en el comportamiento de muchos turistas de toda Europa al país.

Pese a este panorama, ¡el actual alcalde anda hablando de hacer una ciudad tecnológica! … ¡La ciudad es un desorden! … Amigo y amiga que me lee, coincidirá conmigo en que esto es inaceptable considerando que San José es la ciudad con más presupuesto del país, convirtiéndose en un reflejo de casi 30 años de continuismos en cuanto a políticas públicas de un solo señor.

Necesitamos sin lugar a duda de la tecnología, de una ciudad que nos deje conectarnos tranquilamente a Internet en los parques y que podamos cada vez más optar por medios de transporte amigables con el ambiente.

Pero, ante todo, hay que limpiar y ordenar San José para que la gente pueda caminar con tranquilidad y seguridad. Necesitamos que vuelva a ser una ciudad tranquila para vivir y trabajar.

Si el pueblo josefino me honra con su voto, trabajaremos el tema de la basura, entre otras acciones, con contenedores de basura móviles y multaremos a los que no la depositen en ellos. No es difícil, con cooperación técnica internacional a través de la Cancillería, lo podremos hacer, porque ya otras muchas ciudades del mundo lo hacen y es factible.

También, implementaría en San José lo que están haciendo otras municipalidades como la de Mora: bloques para la construcción a partir de desechos plásticos, generando sistemas constructivos ecológicos y, a su vez, empleo. Imagínese la reducción que habría si utilizamos los empaques para alimentos, bolsas plásticas, botellas de plástico y envases plásticos desechables, en vez de seguirlos tirando al mar.

Hablo a los ciudadanos josefinos, ya es hora del cambio. Hay políticas públicas y hay formas de ejecutarlas. Lo que se necesita es un alcalde firme, con energía y voluntad y con vicealcaldes con experiencia y preparación académica. Esos somos nosotros, el partido de la flecha amarilla. Recuerde que hablar de la basura es de los primeros temas que se deben tratar porque San José huele a cloaca.