Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio.

El día de hoy (10 de junio) el presidente Carlos Alvarado crea –con bombos y platillos– el Sistema Nacional de Empleo (SNE), la Agencia Nacional de Empleo, dando inicio al “mes de reactivación y generación de empleo”. Además, anuncia la creación de más de 3.000 empleos para el mes de junio.

Con estas medidas, el presidente Alvarado nos da diferentes señales. En primer lugar, muestra un desconocimiento del mercado laboral, con la creación de una agencia intermediadora de empleo no se soluciona las altas tasas de desempleo, se crea más burocracia en la búsqueda de ofertas laborales. Ojalá el problema fuera tan sencillo como para que la creación de mecanismos de comunicación de ofertas laborales

En segundo lugar, manteniendo el tamaño de la fuerza de trabajo del primer trimestre del 2019 (2.448.045 personas) y con la creación de 10.000 empleos, se seguirá teniendo una tasa de desempleo del 10.87% de la fuerza laboral, disminución de 0.44 puntos porcentuales en la tasa de desempleo. Por lo que 3.000 empleos que anuncia el presidente son insuficientes para generar un impacto significativo en la tasa de desempleo.

Esperamos que las propuestas del “mes de reactivación y generación de empleo” vengan de menos a más y que lo del día de hoy sea una mala broma. El país exige políticas que abaraten el costo de producción, mejoren la competitividad y se generen los recursos necesarios para el desarrollo económico que el país necesita.