Este es un canal de educación financiera presentado por BAC. Cada semana les presentaremos un contenido orientado a ayudarles a manejar mejor sus finanzas, de modo tal que puedan organizar sus ingresos y egresos de forma eficiente, planificando a futuro una mejor administración de sus recursos económicos.

Ya conversamos de las etapas de la vida financiera, de cómo preparar un presupuesto y de la importancia de la planeación financiera. Hoy abordaremos cómo establecer un plan de ahorro exitoso.

La base de nuestra estabilidad financiera es el ahorro. Previamente hablamos de nuestras metas (estudios, vehículo, vivienda, vacaciones). Pues bien, es a partir de un plan de ahorro con metas específicas y realistas podemos acercarnos a dichas metas.

El ahorro además es indispensable porque la vida está llena de imprevistos (gastos médicos, reparaciones en la vivienda o el automóvil), por lo que es oportuno tener una reserva de dinero para afrontar estos gastos de forma oportuna y evitar acumular nuevas deudas.

Para que nuestro plan de ahorro sea exitoso y podamos cumplir nuestras metas es clave asumir un compromiso serio y tener mucha disciplina. Una vez que hemos tomado esta decisión el primer paso es revisar nuestro presupuesto y fijar un monto realista de ahorro mensual.

El siguiente paso es calcular el tiempo que nos tomará cubrir el costo de las metas que nos hemos propuesto (dividiendo el costo total de la meta entre el monto que ahorramos mensualmente).

Es clave informarse de los diversos instrumentos y productos financieros que nos pueden ayudar con esta tarea. Los servicios financieros protegen nuestro dinero y nos ayudan a evitar el riesgo de que caigamos en la tentación de gastarlo antes de tiempo. Además, de acuerdo al plazo y tipo de ahorro que elijamos (cuenta de ahorros, ahorro programado, certificado de depósito a plazo) podremos ganar intereses.

Por ejemplo, si planeamos un ahorro para un proyecto específico (la celebración de una boda) podríamos analizar el tiempo que tenemos y evaluar opciones como un certificado de depósito a plazo. En cambio, si lo que necesitamos es ahorrar poco a poco nos funcionará mejor una solución como el ahorro programado.

Es prudente mantener un ahorro para emergencias en una cuenta a la vista para tener acceso al efectivo en el momento en que sea necesario.

Sea cual sea el camino que elijamos es clave revisar nuestras metas de ahorro periódicamente y evaluar nuestro progreso constantemente. Mientras más cerca estemos de alcanzar la meta mayor será nuestra motivación para seguir adelante.