El Consejo de Transporte Público (CTP) recibió el último año 1702 denuncias por deficiencias en el servicio de transporte público, sin embargo, solo 273 de ellas pudieron ser admitidas y analizadas porque el denunciante aportó la información necesaria para proceder con la investigación.

La institución, adscrita al Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) señaló que, en primera instancia, es necesario que la persona suministre su nombre completo, aunque puede solicitar que el reporte sea confidencial; número de teléfono y un medio de notificación para poder ser notificado, como lo puede ser un correo electrónico.

El segundo requisito para la denuncia es ser precisos. Por ejemplo, si se reporta el mal estado de una unidad, como mínimo debe reportarse el número de placa y la empresa que brinda el servicio.

Si los usuarios presentan fotos o videos, eso refuerza la denuncia
--Manuel Vega, director ejecutivo del CTP

La línea telefónica para presentar las denuncias es el 2586-9090. Anteriormente existía un sitio web para poder denunciar mediante esa vía, sin embargo, actualmente no se encuentra en línea.

Denuncia por mal servicio de autobús

La persona debe, por lo menos, tener la siguiente información a la mano para plantear la denuncia: descripción de lo que sucedió, fecha y hora del suceso, ruta que cubre la unidad (por ejemplo, San Pedro-UCR), nombre de la empresa que brinda el servicio y placa del autobús.

Denuncia por mal servicio de taxi

En el caso de los taxis, la persona denunciante debe tener a la mano la siguiente información a la hora de comunicarse con el CTP: descripción de lo que ocurrió, fecha y hora del evento y número de placa de la unidad.

Faltas denunciables

Entre las irregularidades que pueden ser denunciadas por los usuarios del servicio de transporte público se encuentra el incumplimiento de horarios o parados, maltrato a pasajeros, negación del servicio, mal estado de la unidad, unidades no autorizadas, imprudencias del conductor, incumplimiento de los recorridos y exceso de pasajeros en la unidad.

Una de las empresas sancionadas gracias a las denuncias de los usuarios fue Busetas Heredianas, a la cual la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (ARESEP) le revocó la concesión por denuncias de acciones discriminatorias contra pasajeros adultos mayores.

Asimismo, el 2 de mayo del 2018 el CTP declaró a la empresa Biusa, propiedad del inversionista costarricense de origen libanés, Raymond Salim Simaan Khachab, responsable de una falta grave por haber suspendido, ilegalmente, el servicio de autobús de la ruta San José-La Uruca y sus ramales, afectando a más de 40 mil usuarios.

 

¿Tiene sugerencias para futuras entregas de Cívica 2.0? Puede enviarlas al correo luis@delfino.cr