Hace ya cuatro años desde que el gobierno de Costa Rica prohibió la importación de aguacate variedad “Hass”, principalmente proveniente de México, esto apelando a la Avocado Sun Blotch Viroid (virus de la mancha del sol), mediante el Servicio Fitosanitario del Estado (SFE) del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) de Costa Rica que impidió la importación de este producto, ya que según estas instituciones las características fitosanitarias del aguacate no era las óptimas para su comercialización a nivel nacional.

Ante esta medida se ha desenvuelto una serie de encuentros entre los representantes de México y Costa Rica en búsqueda de una solución ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), sin embargo, al pasar de los años esta situación no ha encontrado una salida que satisfaga ambas partes involucradas.

Este tipo de práctica tuvo un impacto importante en la oferta de aguacate en el país, ya que la oferta no llega a cubrir la totalidad de la demanda, para el 2015 se importaba cerca del 90% del consumo total de aguacate en el país, según la Cámara de Importadores de Productos Perecederos  de Costa Rica, por lo que existe un exceso de demanda en el mercado del aguacate provocado por la poca producción costarricense.

Esta insuficiencia de la oferta hizo que el precio promedio por kilo pasara  de ¢1.860 en el 2015 a ¢3.233 en el primer trimestre del 2018, según un estudio de la Cámara de Exportadores e Importadores de Productos Perecederos . Lo que llega a representar cerca de un aumento del 73% en cuestión de tres años  y de esta manera hacer el producto inalcanzable para la mayoría de hogares.

Por otro lado, el Ministerio de Comercio Exterior (Comex) ante la no solución del conflicto comercial, se ve como una posibilidad de presupuestar de manera extraordinaria $500.000 sin el aguacate y sin dinero para proporcionar la defensa de Costa Rica en el proceso de comercialización de aguacate Hass ante la denuncia de México ante la  Organización Mundial del Comercio, siendo este un dinero malgastado por parte del Estado, ya que no posee los argumentos técnicos suficientes para salir ganador de este conflicto ante el máximo exportador de aguacates a nivel mundial.

Los gobiernos del PAC se han equivocado a la hora de llevar a cabo las relaciones comerciales con algunos países, han apelado a barreras no arancelarias sin argumentaciones técnicas suficientes como para ganar una resolución de un conflicto ante organismos internacionales. Lo que hicieron realmente fue maquillar un impuesto a la importación y un mayor proteccionismo a la industria nacional de aguacate, como si fuera una medida sanitaria y fitosanitaria, lo cual tuvo el mismo impacto que la aplicación de un arancel, una subida desmedido en el precio del aguacate, haciendo inaccesible este producto para la mayoría de los costarricenses.