Punto del Reporte

Diego Delfino

Fin de las teorías conspiración: exministra de Salud no perdió el puesto por presión de las tabacaleras

01 de febrero, 2019 12:46 am
Fin de las teorías conspiración: exministra de Salud no perdió el puesto por presión de las tabacaleras

Escuche la versión en audio de este Reporte (para suscriptores D+)

— La trama de la salida de la exministra de Salud (Giselle Amador) ha sido digna de una serie de Netflix. Desde el inicio señalamos que la renuncia un viernes en la noche aduciendo problemas de salud resultaba altamente sospechosa y cuestionamos el comportamiento de la exministra, pues poco a poco en sus declaraciones a diversos medios fue complicando el panorama.

— El caso fue complicándose a días de su salida, pues inicialmente la Red Nacional Antitabaco y posteriormente la propia exministra dieron a entender que la salida respondía a la presión de las tabacaleras, enfadadas con una directriz que ahora les prohíbe promocionar sus cigarrillos en los puntos de venta.

— Amador enredó más la cosas pues terminó por aceptar que ella misma le propuso al Presidente que adujera que la salida respondía a temas de salud. Por su parte, el Gobierno siempre aseguró que la solicitud de renuncia no estaba relacionada a la directriz antitabaco, que se ha mantenido en pie, como ya lo habrán notado si han visitado la pulpe de la esquina o su supermercado de conveniencia.

— Todo apunta a que Zapote pretendió proteger a Amador, pues elegantemente se indicó que ella había renunciado, no que se le pidió salir. Fue ella quien luego informó que le solicitaron la carta “por razones políticas”.

—  Finalmente, ayer conocimos las razones políticas: el ministro de Seguridad, Michael Soto, había informado al Presidente que un hijo de la exjerarca estaba siendo investigado por, supuestamente, ser uno de los jefes de una organización dedicada a la venta de marihuana.

— La Policía de Control de Drogas inició las investigaciones desde abril del año pasado y el día de ayer detuvo a cinco personas, en cuenta el hijo de la exministra.

— Según informó Universidad: “Amador no aparece como acusada en este caso, pero una propiedad suya en Santa Ana (1,501.00 metros cuadrados) fue allanada para llegar a su hijo de apellidos Cortés Amador, según confirmó la Policía. Aún no se tiene claro si en esa propiedad había cultivo de droga, pero sí lo hubo en otro inmueble familiar que facilitó su hijo para instalar uno de los laboratorios de marihuana hidropónica en Tres Ríos”.

— Casa Presidencial reconoció ayer que en efecto el tema pesó en la salida de Amador y que Alvarado “en ningún momento compartió la información por tratarse de una pesquisa judicial”.

— Casualmente la exministra, experta en farmacodependencia, había mostrado su anuencia a la regulación de la marihuana para uso medicinal.

— Postdata: A todo esto ¿En qué estaba la DIS?

Bonus track: En Teclado Abierto, Diego Montero Hernández¿Estamos desamparados ante la influencia de las tabacaleras en la política?

Hidden track: En A Fondo (exclusivo para suscriptores D+): Fracasa pulso de tabacaleras para anular directriz contra publicidad de cigarrillos en puntos de venta.

Esta nota es parte del Reporte: Y entonces… ¿las tabacaleras no estaban involucradas?

1 comentario

  1. Jorge Peralta M.

    Demandar del Gobierno y de las Instituciones del Estado su correcto accionar, es un deber cívico. Por ello, don Diego debería ilustrarnos sobre su reclamo a la DIS en éste caso. Se comprende la vulnerabilidad de una ministra que eventualmente pueda ser susceptible de chantaje, por ejemplo. ¿Pero es función de la DIS fiscalizar permanentemente a los miembros y familiares del Poder Ejecutivo, Presidentes de Autónomas y de todo funcionario/a que el Presidente nombre? Si así fuere, tiene el presupuesto y el personal para hacerlo? Es más, queremos realmente que tal cosa ocurra?

Reciba gratis el Reporte Delfino en su correo

Lo enviamos de Martes a Viernes bien temprano.