La Policía de Tránsito comenzó a implementar una serie de operativos para verificar el estado de los vehículos que circulan por las calles de Costa Rica, haciendo uso de equipos similares a los empleados por la Revisión Técnica Vehicular (RITEVE) a la hora de determinar si un vehículo es apto o no para rodar.

La medida ha causado malestar entre diversos conductores por considerar que se trata de una segunda prueba, pese a que ya se tenga el sticker que evidencia que, en su momento, el examen anual obligatorio fue aprobado.

¿Son legales esos operativos y revisiones extraordinarias? La respuesta es sí.

Según el artículo 24 de la Ley de Tránsito por Vías Públicas Terrestres y Seguridad Vial, la inspección técnica vehicular es obligatoria y comprende la verificación mecánica, eléctrica y electrónica en los sistemas del vehículo, de sus emisiones contaminantes, lo concerniente a los dispositivos de seguridad, así como inspección y medición del ruido de las muflas y del freno del motor.

Cua...