Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Varios diputados y diputadas presentaron una moción para llamar a la Comisión de Seguridad y Narcotráfico a las autoridades del Ministerio de Trabajo, Seguridad Pública, el Instituto Costarricense de Turismo y la Dirección General de Migración y Extranjería, para discutir sobre los recientes femicidios ocurridos en el país.

Quiero señalar mi preocupación con la moción, que induce a creer que los femicidios en el territorio nacional tienen como origen la condición migratoria de los hombres que los han cometido.

Comparto el dolor y la preocupación por la violencia contra las mujeres, y me satisface que la Comisión, de la que formo parte, decida participar de la búsqueda de soluciones. Sin embargo, no puedo dejar de señalar que el enfoque de esta moción fomenta la xenofobia a partir de una premisa falsa: que los femicidios tienen relación directa con la condición migratoria de los perpetradores, desconociendo el hecho de que tales actos son el resultado de la violencia sistemática que sufren las mujeres, sin importar su nacionalidad o la de su agresor. No está de más recordar que de los 25 femicidios cometidos este año, 21 han sido cometidos por costarricenses. Los femicidios son producto de la violencia machista, no producto de la nacionalidad de las personas.

Si la Comisión busca conocer las acciones para resguardar y brindar protección a las mujeres contra la violencia machista y los femicidios, debería también convocar al INAMU.

Por otro lado, es cierto que este tipo de agresiones afectan la imagen turística del país y se deben considerar medidas para contener cualquier afectación, sin embargo, debo enfatizar en que las turistas fueron asesinadas, por su condición de mujeres, no por su condición de turistas.

Lamentaría que desde esta Comisión se refuerce un enfoque que diluye las causas verdaderas que motivan los femicidios que hoy nos duelen.