Sarampión: Más vale prevenir que lamentar

El pasado jueves 22 de noviembre, las autoridades de salud, dieron a conocer la decisión de implementar una campaña de vacunación contra el sarampión, para niños entre 15 meses y los 9 años, 11 meses y 29 días. La campaña iniciará en los centros de salud de la CCSS a partir del 12 de diciembre del 2018 y finalizaría el 08 de febrero del 2019.

Ello ha generado una serie de dudas e interrogantes entre los padres y las madres de familia, que vale la pena contribuir a aclararlas.

¿Qué está pasando?

Durante el 2016, la Organización Mundial de la Salud, había certificado a la región de las Américas como libre de la circulación endémica del virus del sarampión, lo que significa que los casos, aislados, que se presentaban era por importación de otra región, usualmente Europa. Los casos eran contenidos, gracias a las buenas coberturas vacunales y por lo general, se controlaban fácilmente. Sin embargo, la situación cambia a raíz de los casos que inician en Venezuela y luego se expanden a otros países. Es por ello que hay una alerta sanitaria en la región y se deben de tomar medidas de prevención, que incluye vacunar por medio de campañas. Si los países, incluído Costa Rica, no toma medidas adecuadas, se corre el riesgo de tener casos en el país.

¿Qué es el sarampión?

Es una infección aguda de origen viral, que se manifiesta con fiebre, tos, moquera, ojos rojos, al niño o a la persona les molesta la luz. Además, se presenta un brote que inicia en la cara y se extiende a todo el cuerpo. Es un brote muy intenso, muy rojo, que tiende a confluir.

¿Qué complicaciones tiene el sarampión?

Neumonía (inflamación del pulmón), inflamación de la laringe, la tráquea y los bronquios, diarrea. Inflamación del cerebro (encefalitis) que puede dejar daño cerebral permanente y se presenta con una frecuencia de 1 por cada 100 casos. La muerte puede ocurrir en 1 a 3 niños por cada 1.000 casos. Los niños menores de 5 años tienen más riesgo de complicaciones y de muerte, lo mismo que las embarazadas, y las personas (niños o adultos) que tengan bajas sus defensas, como los que padecen cáncer, leucemia, o son desnutridos. Una complicación poco frecuente es la panencefalitis esclerosante sub aguda, la cual es una rara enfermedad degenerativa del sistema nervioso central, caracterizada por deterioro de las capacidades intelectuales del afectado y por convulsiones, se presenta luego de 7 a 11 años de la infección por el virus del sarampión sobre todo si la enfermedad se presentó en menores de 2 años. Aunque la frecuencia es baja, de 4 a 11 casos por cada 100.000 afectados por el sarampión, sus consecuencias son devastadoras.

¿Dónde puedo ver fotos de casos de sarampión?

Siempre es importante visitar páginas de internet de organismos internacionales como a OMS y la OPS, y de las instituciones de salud del país. Hay mucha información que confunde y otras son malintencionadas o son antivacunas. Aquí puede encontrar información científica avalada por expertos.

¿Por qué debemos vacunar a los niños entre 15 meses y 10 años de edad?

Porque el nivel de alerta para las Américas ha aumentado, hay casos en Venezuela, Brasil, Argentina, Colombia, Estados Unidos y desde hace algunos años en Europa. Aunque su hijo tenga dos dosis de vacuna, puede darse la posibilidad (10%) de que no tenga suficientes defensas contra el sarampión, ya sea por mala técnica al momento en que le aplicaron la vacuna, porque la vacuna no se guardó respetando la cadena de frio y bien por condiciones propias de cada individuo. Cada año, esas personas, llamadas susceptibles, se acumulan y por ello la recomendación es vacunar a los que se consideran de mayor riesgo. Por otro lado, si vacunamos a esta población protegemos indirectamente a los que por edad no pueden ser vacunados o personas fuera de ese grupo que son susceptibles a la infección, eso es lo que se conoce como inmunidad colectiva, lo que significa que, vacunando a una persona, protegemos a los que están a su alrededor, por lo tanto, entre más vacunados más protección colectiva. Por la difícil situación social, política y económica de nuestra región, la migración controlada o no, ha aumentado, lo que siempre implica un riesgo, para esta y para otras enfermedades. Somos un mundo globalizado para bien o para mal.

¿Es peligroso volverse a vacunar?

No, además de reacción o dolor en el sitio de la inyección una dosis extra de vacuna no causa daño, más bien da un mayor nivel de seguridad.

¿Si a mi hijo lo acaban de vacunar contra sarampión aún así debo vacunarlo?

Sí, es lo más recomendable, deben pasar 4 semanas como mínimo entre cada vacuna. Si tiene duda se puede acercar, portando el libro de las vacunas, al centro de salud más cercano para que revisen su caso, y le den la mejor recomendación.

¿Qué pasa con las personas que no están en el grupo de edad que se va a vacunar?

Se verán beneficiadas por la inmunidad colectiva. Los mayores de 10 años, tienen menos riesgo. Sin embargo, si usted o los suyos van a viajar a países con casos de sarampión y no está seguro de tener la vacuna, puede adquirirla en alguna farmacia o consultorio médico y aplicársela. Para las embarazadas la vacuna no se aplica de rutina, hay que individualizar cada caso.

¿Por qué entonces, el pediatra de mis hijos, me dice que si tiene dos vacunas contra sarampión no necesito ponerle otra dosis?

Porque una cosa son las decisiones individuales entre médico paciente, y otra la visión global de la salud pública. Su pediatra no puede asegurarle 100%, que su hijo tenga los niveles adecuados de protección, y como por ahora el continente esta en alerta por el aumento de casos en otros países, lo mejor es prevenir y luego no lamentar.

María Luisa Ávila Agüero Columnista

Médica Pediatra Infectóloga, jefa del Servicio de Infectología en el Hospital Nacional de Niños. Profesora Asociada de Pediatría de la Universidad de Costa Rica y Directora del Posgrado de Infectología Pediátrica de la Universidad de Costa Rica. Coordina el Grupo Regional de Estudio de la Enfermedad Neumoccocica, de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica. Miembro de la Academia Nacional (Costa Rica) de Medicina, el 
Consejo de la International Society for Infectious Diseases, la Red de Enfermedad de Kawasaki de América Latina e investigadora afiliada al Centro para el Modelaje y Análisis de Enfermedades Infecciosas (CIDMA) de la Universidad de Yale. Ministra de Salud de Costa Rica del 2006 al 2011. Coordinadora del Comité de Bioética e Investigación del Hospital Nacional de Niños del 2011 al 2015.

Lea también

Huelga del MEP de nuevo ilegal

28 de noviembre, 2018 11:46 pm

Miércoles movido en el MEP y los problemas del Ejecutivo continúan.

Reciba gratis el Reporte Delfino en su correo

Lo enviamos de Martes a Viernes bien temprano.