El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) anunció el 2 de noviembre del 2018 que había decidido suspender "de forma indefinida" el proyecto hidroeléctrico Diquís, que superaría al Proyecto Reventazón como la hidroeléctrica más grande de Centroamérica.

Según la presidenta de la empresa estatal, Irene Cañas, los motivos de esa decisión fueron múltiples, pero el principal fue el hecho de que en Costa Rica la tendencia creciente de consumo eléctrico se redujo, de modo que las proyecciones que sustentaban la necesidad del PH Diquís cambiaron.

Diquís aportaría 650 megavatios de electricidad y tendría un costo superior a los 2 billones de colones, sin embargo, el ICE ya había invertido 87.925 millones de colones en investigación geológica, diseños, desarrollo del Estudio de Impacto Ambiental, obras logísticas, caminos de acceso, obras comunales y adquisición de propiedades.

Todos esos recursos deberán pasarse a la partida de "gastos", lo que impactará los estados financieros de la empr...