Las autoridades de la Universidad Nacional (UNA) dieron marcha atrás con la adjudicación de obras por 14 millones de dólares para la remodelación de la Plaza de la Diversidad Cultural y construcción de la Casa Estudiantil.

La medida se adoptó luego de una intensa presión ciudadana y legislativa en tiempos de crisis fiscal, a pesar de que el rector de la UNA, Alberto Salom, dijo que no podían parar la adjudicación sin verse expuestos a una demanda de la empresa contratada.

El caso se remonta al 21 de agosto del 2017, cuando la Dirección de Proveeduría Institucional de la UNA inició una licitación pública para las obras en cuestión.

El 18 de octubre del 2017 el procedimiento de licitación se declaró infructuoso, sin embargo, ese mismo día se creó una nueva licitación para esas obras, con un plazo de recepción de ofertas que finalizaría el 19 de marzo del 2018.

Durante ese lapso tres empresas presentaron ofertas: Constructora Navarro y Avilés S.A., Edificadora Centroamericana Rapiparedes ...