Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

Vamos a eliminar las injusticias que el país creó en el Siglo XX: las pensiones de lujo, los privilegios de las cooperativas y de los doctores.  Justicia es darle a cada quien lo que se merece; ni las cooperativas, ni los doctores ni los pensionados de lujo se merecen el trato especial que la ley les da.

Las cooperativas no pagan impuesto de bienes inmuebles, de aduanas y sobre la renta.  Reciben servicios del INS al costo y tienen un derecho de contratación preferente con el Estado.  Las cooperativas compiten en mejores términos con otros costarricenses que no tienen esos privilegios.

La “Ley de Incentivos Para Profesionales en Ciencias Médicas” establece que tanto en el sector público como en el privado los profesionales en ciencias médicas en lo que respecta a su contratación se regirían por el acuerdo de partes, pero nunca en condiciones inferiores a lo que manda esta ley. El Decreto Ejecutivo N° 26944-MTSS, estableció que cada vez que se genere un aumento o reajuste a los salarios de los funcionarios del sector público, incluso a los de las clases laborales más bajas, automáticamente los profesionales en ciencas médicas reciben un aumento salarial porcentual igual al recibido por el grupo que recibió el aumento.  Esto es injusto porque no es lo mismo aplicar un aumento de equis porcentaje a la base salarial de un conserje o un chofer que a la base salarial de un médico. Y si el empleado público que gana menos lucha por su derecho a un aumento salarial, el profesional en ciencias médicas sin hacer nada o sin ocuparlo realmente, recibiría un aumento también.

Por otro lado, compatriotas reciben varias pensiones de distintos regímenes y los montos totales que reciben en muchos casos son injustamente altos. Esta situación no debería darse por ser injusta y por socavar la sostenibilidad de los regímenes especiales existentes.  Como los regímenes especiales creados no son sostenibles, se ha creado la injustificada pretensión de que el Estado asuma la obligación de que esas pensiones sean cargadas al presupuesto nacional sin importar el correspondiente impacto en el déficit fiscal. Esta disparidad en las sumas percibidas en los diferentes regímenes ha causado una erosión social completamente contraria al espíritu solidario bajo el cual fue concebido todo el sistema de seguridad social de nuestro país.

En consecuencia, dentro el trámite del Proyecto de Ley de Equilibrio de las Finanzas Públicas, impulsamos una moción para eliminar la exención del impuesto sobre la renta a las grandes cooperativas y otra para eliminar el “desenganche” médico.

Adicionalmente, presentamos en julio del 2018 el Proyecto de Ley Ley de Justicia, Solidaridad y Solidez de las Jubilaciones en Costa Ricacon el que vamos a eliminar los abusivos privilegios mediante una tasa solidaria a las pensiones de lujo que aumenta conforme aumenta el monto de las pensiones y a unificar los regímenes existentes de forma tal que todas las personas tengan acceso al mismo derecho y que este provea la posibilidad de alcanzar una pensión digna.

Por una Costa Rica justa. ¡Podemos Más!