1.

El ministro de Educación no tiene quién le escriba… un tweet

—El fin de semana no fue de descanso para Edgar Mora, ministro de Educación. Un tweet suyo el sábado desató tempestades en las redes sociales. A pesar de haber tenido una respuesta rápida a las reacciones que género su comentario (borró el tweet, puso una disculpa en sus redes sociales y dio una entrevista a La Nación) nada bastó para calmar a quienes (desde antes del tweet) piden su cabeza.

— Las reacciones a su mensaje (“Suicidarse es una manera de decir la verdad, posiblemente la más vehemente de todas”) son tan diversas que van desde padres y madres de familia enojados por la ligereza del comentario hasta a quienes encuentran al filósofo francés Albert Camus en los 84 caracteres del texto. Por su parte, los diputados de oposición no perdieron la oportunidad de pedir la renuncia del ministro. ¿Alguien puede darse por sorprendido?

— Ya he abordado este tema antes y ya he dicho lo absurdo que me parece perder el tiempo ...