• Delfino.cr
  • Opinión

    junio 6, 2018

    Cultura, ¿qué es?

    Por Catalina Murillo
    Cultura, ¿qué es?
    Foto: Trece Costa Rica Televisión
    !

    Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Delfino.CR es un medio abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

    Es el alma del pueblo, es un latido que viene de más allá del corazón. Me quedé soñando con una persona ministra de cultura que entendiera eso; alguien con el talante del ministro de educación, que estaba el 9 de mayo en Chacarita, ahí donde sin duda duele el alma.

    Son la educación y la cultura, entrelazadas como en la experiencia artística, la respuesta a esa transnacional furibunda y pesetera disfrazada de diosito redentor que casi secuestra el poder de la república.

    Recuerdo la emoción que sentí en una conferencia de cultura en que la actual primera dama habló de esta emoción estética de la vida, que es en el fondo un asunto espiritual. Pensé que el candidato (escritor) y ella (arquitecta) lo entendían: que responder a esa chifladura que teníamos enfrente era un asunto cultural.

    Pero llegó el nuevo Gobierno y todos los sectores merecieron el prometido cambio menos cultura, donde tanta gente había batallado. Ministrar la cultura siguió siendo lo que ya teníamos. Ministrar: administrar dineros y puestos; y cultura: un concepto constreñido, equiparado con artes oficiales, artes bellas complacientes.

    Es como que en este país donde medio millón de personas votó en la primera ronda por que tomara las riendas un elegido de Dios cantando en jerigonza, el ministerio de cultura trajera –por ejemplo- a la cantante Ana Torroja. Sería muestra de total incomprensión del momento en que vivimos. Salvo que trajeran a la Torroja por su savoir faire en evadir al fisco, y entonces no he dicho nada.

    Ahora bien, lo que sí debemos entender es que esa nueva opción rompedora, lúcida y lúdica, que ocuparía el ministerio del alma, no tenía por qué salir del propio candidato, ni siquiera del propio partido. Debemos pensar la persona, debemos proponerla y debemos luchar por ponerla al frente. Porque eso es la política: el asalto al poder por las buenas.

    Catalina Murillo

    Escritora de libros, teleseries, películas, artículos, talleres, cursos, manuales, páginas web, etc.

    Temas en este artículo:

    3 Responses to “Cultura, ¿qué es?”

    1. Juan Fernando Cerdas Albertazzi

      Fuerte el bombazo, pero justificado. Venimos de una sacada de pata luego de una metida descomunal a inicios del anterior gobierno, pero eso no puede ser el proyecto continuado ahora. Y como en este potrero ya no queda mucho qué recortar, el ruido de alcancías en los otros ministerios no ha dejado oír si aquí se va a cocinar algo nuevo, o si planean servir las sobras de ayer. Es como si estuviéramos esperando a ver si logramos sobrevivir, o si continuamos en “estado Lázaro”, a la espera de que surja un mago redentor que nos arranque del muermo. Y no, el campo de la cultura no puede seguir siendo el chato business del campo de las artes.

    2. Juan I. Salom M

      Honestamente creo que los ticos somos poco receptivos a cualquier tipo de ejercicio de libertad o excentricismo, a cualquier figura que se desvíe de ‘la norma’, y por esto es preferible mantenerle un perfil bajo al quehacer cultural y al acto creativo (y por ende al Ministerio de Cultura). Pero también creo que esto está cambiando, que las necesidades presentes están ayudando a reivindicar la importancia del ‘acto subversivo’ a nivel global, y esto va permeando el contexto local. No sé si la figura del Ministerio de Cultura, que siempre ha sido de orden conservador, sea el instrumento para catalizar este cambio, o si debe venir de la sociedad civil, o del ámbito del emprendimiento. No tengo la respuesta, pero sí la pregunta constante y latente de que pasaría si la producción cultural local se dedicara a diluir esos límites que nos hemos auto-impuesto, y explotara en sus infinitas posibilidades… En Costa Rica sobra talento, pero al mismo tiempo hace falta derribar las zonas de confort de la creatividad, y dejar de ver la cultura como divertimento accesorio, para ponerla, junto con la educación, en el centro de las políticas de desarrollo, la movilidad social y la visión país.