1.

LGS se despidió de la Asamblea Legislativa con un discurso poco emotivo

— Para sorpresa de nadie el último discurso de Luis Guillermo Solís ante el Congreso no recibió las mejores reseñas entre quienes lo escucharon.

— Dejemos de lado la foto impresentable que publicó CR Hoy (ese romance entre el medio y el presidente nunca lo olvidaremos) o los reclamos absurdos en redes por la extensión del informe escrito y reconozcamos que recibimos con alivio la decisión del presidente de leer “un resumen del resumen”.

— Nos habíamos preparado para dos horas treinta minutos según advirtió Ignacio Solís pero el ejercicio apenas superó los 60 minutos que puede aguantar el diputado promedio antes de abrir el equivalente moderno de Busca Minas o suscribirse a Delfino + para leer Barra de Prensa.

— El de ayer ni siquiera fue el discurso más largo pronunciado por Solís frente a la Asamblea durante su administración. Tampoco, a pesar de ser el último, el más emotivo. Es evidente que el presidente paga...