1.

¿Por dónde empezar?

— “Devuélvanos por favor la esperanza y la fe don Carlos, estamos creyendo en usted y en su equipo”. Palabras de Marcia Saborío, que encuentran eco en casi 1.300.000 costarricenses.

— El domingo primero de abril Carlos Alvarado alcanzó la presidencia de la República con el respaldo del 60.66% de los votos emitidos, muy por encima del 39.34% que obtuvo su primo quinto, Fabricio. El impacto de aquel primer corte del Tribunal Supremo de Elecciones (de una vez con el 90% de las mesas escrutadas) sacudió al país de Peñas Blancas a Paso Canoas ida y vuelta, todavía hay gente que no lo puede creer en ambos lados de la acera.

— Empecemos por ahí: el lado B. 839 092 personas depositaron su confianza en un predicador evangélico que terminó siendo diputado por coincidencia (para llenar un campo) y que también por coincidencia estuvo a nada de pasar por los cuatro años más angustiantes de su vida.

— Ese dato (el de los más de 800.000 votos, no el de los 4 años) no es menor. ...