Este artículo representa el criterio de quien lo firma. Los artículos de opinión publicados no reflejan necesariamente la posición editorial de este medio. Delfino.CR es un medio independiente, abierto a la opinión de sus lectores. Si desea publicar en Teclado Abierto, consulte nuestra guía para averiguar cómo hacerlo.

El tema de los Servicios de Inteligencia (SI) está rodeado siempre de imaginación y mitos al mejor estilo James Bond. Por esto, en el año 1999, publiqué el libro Sólo para los Ojos del Presidente. Introducción al estudio de la Inteligencia y los Servicios de Inteligencia. Aun con el pasar de los años (casi 20), el libro mantiene validez, sobre todo en lo que refiere a los puntos conceptuales: qué es inteligencia, para qué es un SI, quién debe dirigirlo, cómo debe funcionar, etc. El primer capítulo es sobre la DIS (Dirección de Inteligencia y Seguridad Nacional) y el segundo de sugerencias. Lo más increíble es que al día de hoy no mucho ha cambiado en esta organización y por las mismas razones que indiqué entonces: pura politiquería.

Aprovecho la publicación este mes de la “Evaluación Global de Amenazas de EE UU”, firmada por Dan Coats, Director Nacional de Inteligencia de EE.UU. (DNI) para hacer unos comentarios sobre la situación actual de la DIS. Además, es un tema relevante y actual por las elecciones, algo tendrá que hacer el Presidente con esta organización en el próximo Gobierno.

El documento en forma sencilla (28 páginas) representa la visión que tiene EE. UU. de quiénes son sus enemigos. En dos platos es una exigencia al Congreso porque es este el que aprueba el presupuesto para la defensa y seguridad nacional. Es un documento de consenso que refleja el pensar de todas las 17 agencias de inteligencia.

Hay tres puntos donde claramente el documento tiene fuertes discrepancias con la visión del Presidente Trump.

  1. Considera el cambio climático como real y una amenaza para la estabilidad del mundo. Trump ha dicho que el cambio climático no existe y que es un invento de China.
  2. Señala que Irán sigue siendo el principal patrocinador del terrorismo, pero no dice que incumpla el JCPOA (el tratado nuclear multilateral), como sí lo ha dicho Trump.
  3. Dice que Rusia es el principal adversario de los EE UU y que interviene de muchas formas (hackers, propaganda, otros). Y que lo seguirá haciendo. Trump dice que se puede entender con Putin y que la intervención de Rusia en la campaña política presidencial para favorecerlo es una mentira.

La Comunidad de Inteligencia dice en estos tres puntos claramente lo contrario a lo que ha expuesto el Presidente. Se repasan, además, otras amenazas. Ciberdelincuencia, Corea del Norte, terrorismo (ISIS, Al Qaeda, Hezbollah… otros), crimen organizado (drogas, trata, otros). Nada nuevo acá. En cuanto a América Latina presta atención a México, Colombia, Venezuela, Cuba, y Haití. Sobre Centroamérica, muestra su preocupación por Guatemala, Honduras y El Salvador por el tema del crimen organizado (homicidios, pandillas).

Costa Rica no es mencionado, lo que es positivo (todavía no estamos en un punto en el que se considere que la situación sea preocupante…) y a la vez negativo (no importamos mucho). Finalmente, el documento considera temas de salud pública (enfermedades) y seguridad humana (pobreza) como amenazas a los EE. UU. En fin, un material interesante para el estudioso de temas de seguridad global. Para la mayoría de los mortales, que incluye al 99% de la población de EE. UU., ignorado. Michael Schifter (Diálogo Interamericano) lo resume así: “el mundo es un lugar peligroso y EE. UU. tiene enemigos en todo lado”.

Inversamente, cada país que EE. UU. considera enemigo lo verá de igual forma, solo que no lo ponen en un documento público.

Ahora bien, lo que acá interesa destacar es que el documento refleja cómo debe funcionar la Inteligencia. El documento no requiere ser aprobado por Trump, aun cuando él es el jefe del DNI. No se le consulta para ver si está de acuerdo. La Inteligencia debe ser imparcial, objetiva y apolítica. Segundo, a pesar de ser un documento con tan grandes discrepancias, Coats está sólido en su cargo. Trump no lo va a quitar por lo que dice el documento. No puede.

Un SI es una organización que tiene por función informarle y advertirle al Presidente de las grandes amenazas y riesgos que enfrenta una nación. Esto se llama inteligencia actual (lo que nos amenaza hoy), lo otro se llama inteligencia prospectiva o estimativa (lo que nos amenaza en el futuro). Por cierto: el documento del DNI aborda ambas.

La inteligencia no señala la política, es el Presidente el que tiene que decidir qué hacer. Un SI es un “centro de pensamiento” en asuntos de seguridad. Esa es su misión. De igual forma, el DNI elabora otros documentos, solo para el Presidente, en los cuales le informa de las amenazas diariamente. Pero en todos los casos, el jefe de la DNI tiene una misión: hablarle con la verdad al Presidente, siempre. Aunque no le guste lo que tenga que decirle.

El Director Nacional de Inteligencia es un cargo creado en el año 2004 por la ley IRTPA (reforma de los SI) para coordinar las agencias de inteligencia de EE. UU., es el “zar” del tema. El DNI es propuesto por el Presidente, pero debe ser aprobado por el Senado. Las audiencias son públicas, y el congreso le hace una especie de examen de conocimiento y experiencia.

Resumo la biografía de Dan Coats, usando Wikipedia. Fue senador y como tal, parte del Comité de Inteligencia del Senado. Fue embajador en Alemania (4 años). Estudió Ciencias Políticas y luego abogacía. Sirvió en el ejército 2 años. Ha ocupado cargos relevantes en el sector privado.

¿Qué pasa en Costa Rica y la DIS?

La DIS en estos 4 años de Gobierno del PAC, se resume en solo 3 cosas: Un director mal escogido, una ley que supuestamente la transformaría y que nunca se aprobó... y un descrédito adicional de la organización.

Veamos primero lo de su director. En la página de Wikipedia, se lee que Mariano Figueres es un “experto en seguridad”. El texto en Wikipedia, no tiene un solo elemento que soporte tal aseveración. A Figueres no se le conoce ninguna experiencia o conocimiento profundo en asuntos de seguridad o inteligencia antes de ocupar ese cargo. Cada vez que el Presidente fue cuestionado al respecto dio explicaciones inverosímiles.

En la reciente Comisión de “El Cementazo” el Presidente argumentó que Figueres “poseía conocimientos que a él le parecían de interés”. Terminará el Gobierno y nunca sabremos cuáles fueron. En realidad, fue nombrado para darle un puesto en el Gobierno. La DIS como botín político, tal como dije en mi libro. Y eso fue todo. ¿Resultado? Al inicio de su gestión, se reportó en un medios de comunicación lo siguiente:

La ironía entre el inicio del gobierno y el final en el tema de la DIS no puede ser más grande. Incluso quien no sepa de la DIS o temas de inteligencia captará la incoherencia.

El “narco internacional” y los “conflictos internos” (pleitos de pandillas) fueron claves en la epidemia de homicidios que ha venido experimentando el país en estos 3 años. Hoy día Costa Rica alcanzó ya los 12 homicidios por cada 100.000 habitantes, la cifra más alta en la historia del país (603 personas asesinadas en 2017). Evidentemente la DIS no hizo nada para anticipar o advertir lo que se venía (prospectiva...). Aunado a esto el propio Figueres terminó mezclado en el escándalo de corrupción de “El Cementazo” (pero él decía que la DIS detectaría la corrupción)... y encima, la Comisión Legislativa que investigó el caso, recomendó su destitución. Cosa que por supuesto el Presidente no acató ni acatará....

¿Y la ley para transformar la DIS en la DIEN (Dirección de Inteligencia Estratégica Nacional)?

Bueno, nació muerta. Imagínense cuál puede ser el resultado de poner a defender un proyecto como ese a alguien que no tiene credibilidad ni conocimiento en el tema y que por sí mismo está lleno de anticuerpos (que además aumentaron durante su gestión). Además, estamos hablando de un organismo que ya de por sí es controversial... así que, ¿cuál creen ustedes que puede ser el resultado de esta iniciativa? A meses de que se termine este Gobierno es claramente una ley inviable.

Vivimos una situación crítica de seguridad y el panorama, como hemos dicho, luce peor. Ocupamos Inteligencia de calidad, ocupamos una DIS (o como se le llame), diferente. Mi libro de hace 20 años abordó el qué, el cómo y el quién. Trump bien puede ser un ignorante, pero Coats no lo es. Coats sí sabe hacer su trabajo. Mariano Figueres no. Esperamos que el próximo Gobierno haya aprendido la dura lección y que en la DIS se nombre a alguien parecido a Dan Coats.

No podemos permitir que en una organización de inteligencia no se nombre, como mínimo, a alguien inteligente.